DHAKA.- El sistema de cultivo arroz-peces tiene el potencial de ayudar al país a asegurar la seguridad alimentaria, debido a que muchos productores en tres distritos han obtenido un 218% de beneficios, que el cultivo simple de arroz, según una encuesta.

 

La encuesta en granjas realizada en los distritos de Kishoreganj, Comilla y Chandpur determinó que los productores tienen ingresos netos de Tk 49 714 (US$ 725) por hectárea mediante la integración de la crianza de pescado y el cultivo de arroz variedad Boro, en comparación con solo Tk 11 179 (US$ 163). Esto demostró un 218% más alto de ingresos en el sistema de cultivo arroz-peces, que solo el cultivo de arroz variedad Boro.

“Este sistema también redujo en 77% y 55% los costos de pesticidas y herbicidas respectivamente. Similar tendencia fue observada en el cultivo de arroz Aman y el sistema arroz-peces,” informo el estudio. El sistema de cultivo arroz-peces es un método orgánico que combina la producción de arroz y peces mientras que se maximiza los recursos de trabajo y los campos de arroz. Un equipo de tres miembros de Bangladesh Rice Research Institute (BRRI), Gazipur condujo la encuesta, 'Adoption and Productivity of Rice-Fish Farming in Bangladesh', para evaluar la productividad y la rentabilidad de la producción arroz-peces a nivel de granja y determinar los factores que afectan la producción arroz-peces.

En Asía, China tiene una historia de 1700 años en la práctica del cultivo arroz-peces. Debido a que las áreas rurales en China vienen siendo industrializadas en los últimos años, el cultivo arroz-peces tuvo poca atención. En China, el cultivo arroz-peces solo se ha limitado a la economía domestica y a la producción para consumo personal o familiar. Esta actividad es ahora parte de la mejora en la granja, mejoramiento de suelos y protección ambiental.

Este sistema integrado de cultivo tiene un gran potencial en Bangladesh. Puede permitir al país a producir un estimado de 400 000 t de pescado al año, con ingreso de US$ 300 millones en 40 000 has de terreno, según informes del WorldFish Centre.

Fuente: The Nation