LIMA (Andina).- Con la finalidad de mantener el stock poblacional de la concha de abanico (Argopecten purpuratus), el Ministerio de la Producción prohibió hoy en el ámbito nacional el traslado y/o transporte de ejemplares de este recurso dentro y fuera de sus bancos naturales.

 

Según una resolución del ministerio, la prohibición es para los ejemplares que sean obtenidos por recolección o extracción de los bancos naturales con fines de uso como semilla para actividades de poblamiento, repoblamiento o confinamiento que se realicen en otras ubicaciones, dentro o fuera del banco natural de origen.

Asimismo, indica que la prohibición establecida se mantendrá en vigencia a partir de mañana (martes) hasta que el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) realice las recomendaciones pertinentes.

Las personas naturales o jurídicas que contravengan las disposiciones contenidas en la presente resolución ministerial serán sancionadas de acuerdo a ley.

Se encuentra exceptuado de esta norma el traslado de ejemplares de concha de abanico obtenidos por cosecha en las áreas otorgadas en concesión para fines de acuicultura de esta especie.

También queda exceptuado de la prohibición el traslado de los ejemplares de las áreas en las que se ha otorgado autorización especial para la instalación de colectores.

El Ministerio de la Producción tomó esta decisión para proteger el recurso de la concha de abanico en las etapas iniciales de su desarrollo biológico con el propósito de asegurar la culminación de los procesos de reproducción, crecimiento de las cohortes en progreso y reclutamiento a fin de mantener un stock poblacional que pueda sustentar el desarrollo sostenible de la actividad extractiva.

El Imarpe en su informe técnico “Evaluación poblacional de concha de abanico en los principales bancos naturales del litoral peruano, realizado entre octubre y noviembre del 2007, recomendó prohibir el traslado del recurso dentro y fuera de los bancos naturales con fines de redoblamiento.

Igualmente, recomendó mantener la veda en el banco natural de la isla Lobos de Tierra (frenta a las costas de Piura) hasta que se evidencie una total recuperación de la fracción explotable.