(La Prensa). Las exportaciones de larvas de camarón también sucumbieron el año pasado y registraron una caída de 44% en comparación con 2005.

 

"Si las áreas de pesca solo resisten 50 barcos camaroneros, no podemos tener 100 pescando", argumentó Richard Pretto, administrador de la Autoridad de Recursos Acuáticos (Arap). "Hay que controlar la sobrepesca, porque no será negocio salir a buscar camarones".

Hasta el mes de diciembre de 2006 solo se habían exportado 455 mil libras de larvas de camarón, 43.9% por debajo de las 811 mil exportadas el año anterior, según datos de la Contraloría.

A pesar de que Panamá es el país con la veda del camarón más larga en la región – de cinco meses– también enfrenta problemas ambientales como la contaminación de costas y exceso de sedimentos en manglares y pantanos donde crecen y se reproducen los camarones.

Camarones salvadores

Mientras las compañías camaroneras que dependen de la extracción intentan salir de la crisis, los camarones de cultivo han recuperado su ritmo de producción.

Algunas fincas camaroneras están obteniendo rendimiento de 2 mil 800 libras por hectárea, lo que ha mantenido las exportaciones, dijo Pretto.

Fuente: http://www.prensa.com