BRIDGEPORT.- Con una línea costera de 6 435 km, se podría pensar que los educadores chilenos probablemente enseñen al grupo de profesionales de la Bridgeport Regional Vocational Aquaculture School, una o dos cosas acerca del mar.

 

Peros siete educadores de Chile, sin embargo, visitaron esta semana para obtener algunas ideas de la escuela local, y la imagen de la estudiante Carla Ebmeyer que uso caramelos y globos para visualizar que pasa a los niveles de energía molecular durante la fotosíntesis.

“Algunas veces se tiene que ver esto para aprenderlo” explico Ebmeyer debido a que Alejandro Buschmann y sus colegas se sentara en el fondo de su salón de clases de biología, tomando notas en un punto de su visita de una semana.

Buschmann, director del Centro I-Mar de la Universidad de Los Lagos en Puerto Montt – Chile, previamente había visitado la Escuela de Acuicultura. El retorno a la escuela con sus colegas, para darles a ellos una guía para el desarrollo de la instrucción en acuicultura.

“No puedo decir que cosas como estas no pasen en nuestro país, pero esto es poco común” dijo Buschmann.

En la mayoría de los casos, la instrucción en ciencia que los estudiantes reciben en Chile se da en forma de conferencias. Los estudiantes no hacen preguntas. Ellos toman nota. Ellos memorizan. Hay poca interacción.

“Ahora hay un cambio para incrementar las competencias de los estudiantes” explico la educadora chilena Valeria Fuster. “Queremos estudiantes que tengan la capacidad para tratar con el mundo real.”

Fuente: Connpost