La Segunda , Chile
"Teníamos una forma de otorgar las concesiones que hoy parece que no es beneficiosa para el conjunto de los actores". "No veo como excluyentes un territorio bien manejado, de forma equilibrada, y un alto estándar ambiental" Tompkins: "Tiene legítimo derecho a hacer sus aclaraciones, pero el gobierno no privilegiará de antemano un interés por sobre otro".

 

Es una de las principales autoridades convocadas por el ministro de Economía, Hugo Lavados, para integrar el grupo de trabajo que formó el gobierno para enfrentar los problemas que afectan a la industria salmonera. La subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría, tiene un rol clave en uno de los puntos más complejos en las futuras reglas del juego para la salmonicultura: el reordenamiento del territorio para frenar la difusión del virus ISA y regular el traslado de las empresas a las regiones más australes del país.

Con la atribución exclusiva de conceder derechos de uso del borde costero que todavía permanece a libre disposición del Estado -cerca del 20% del total- y con competencia en el otorgamiento de concesiones acuícolas sobre las que se funda la actividad salmonera, la subsecretaria formula su "declaración de principios" en la difícil misión que encabeza el titular de Economía y coordina el ex subsecretario de Pesca, Felipe Sandoval. "Con el aumento de la actividad productiva y comercial, hoy se nos presenta el desafío de otorgar las concesiones con conciencia de escasez y con mirada de sustentabilidad", señala sobre el amplio espectro de decisiones en manos de su repartición (ver recuadro).

A tal punto está jugada con esta tarea -que tiene 30 días de plazo para acordar los ejes básicos del plan- que Carolina Echeverría ayer ya recibió en su oficina del piso 20 del edificio Diego Portales, a 24 horas de lanzada la mesa, al presidente de SalmonChile, César Barros.

-¿Cómo vio la disposición del timonel salmonero?

-Absolutamente positiva. La mesa se inauguró el miércoles y al día siguiente ya tuvimos la primera reunión, eso habla de su disposición a trabajar en conjunto con lo que el Estado diga que es más sustentable a futuro, y de la prioridad que le están dando a ese diálogo.

-¿Qué actitud espera el gobierno de ellas para avanzar en esta reforma?

-Hay mucho que está en manos de la industria, en el sentido de que se pongan de acuerdo entre ellos para cuidar este territorio acuícola. A lo mejor esto no implicará nuevas concesiones ni tampoco, como dicen algunos, que ellos abandonen territorios "sucios" para irse a otros limpios, eso no ocurrirá. Hay que precisar con cuánta rapidez se renueva la biomasa y queda disponible para actividades como la pesca artesanal o los cultivadores.

Regulación: "No hubo desidia o falta de eficiencia"

-Entre las salmoneras, que no quieren trabas a su expansión, y los pescadores y ambientalistas que buscan frenarlas a toda costa, ¿dónde está el gobierno?

-No veo como excluyentes un territorio bien manejado, de forma equilibrada, y un alto estándar ambiental, se puede convivir, pero tiene que ser sustentable ambientalmente y sin afectar los recursos del futuro. Esto no es nuevo, aquí los intereses están instalados hace tiempo en todo Chile y yo no siento que estemos frente a un problema grave. Tengo confianza en que vamos a ponernos de acuerdo, así que estoy optimista.

-Pero algunos quieren una moratoria a las salmoneras en Aysén y Magallanes.

-Este es un gobierno con espíritu conservacionista, alineado detrás de la Presidenta en su convicción de que este país tiene recursos naturales maravillosos y que tenemos que ser responsables en las decisiones para no afectar el futuro, no hay dos opiniones al respecto. Pero no nos ha tocado enfrentarnos al desafío de reservar a costo de tener cero actividad productiva.

-¿Cómo enfrentarán las campañas anunciadas contra la expansión de los cultivos salmoneros?

-Manteniendo la serenidad y el equilibrio que aplicamos todos los días. Si funcionáramos en virtud de un interés sobre otro, sin armonía ni equidad, no podríamos trabajar, tendríamos que cerrar la subsecretaría. Ahora, por supuesto que recibimos la inquietud y en eso es clave el manejo de información, yo he adquirido ese compromiso con los pescadores, les entregaremos más información respecto de las concesiones otorgadas, operando y las que no están en operación, tal como hice hace un mes con la Confederación de Pescadores de Chiloé.

-Douglas Tompkins pide que no se den más concesiones en Aysén, para evitar el impacto en ecosistemas marinos de la X Región.

-El tiene legítimo derecho a hacer sus aclaraciones de interés, son legítimas. Pero el gobierno no privilegiará de antemano un interés por sobre otro, eso tiene que pasar por el acuerdo. Es probable que existan conflictos, soy realista, pero tenemos que minimizarlos y tratar que todos ganen.

-¿Qué diagnóstico tiene respecto a la gravedad de los problemas en materia de concesiones?

-Sin las lecciones de la experiencia, teníamos una forma de otorgar las concesiones que hoy parece que no es beneficiosa para el conjunto de los actores y por lo tanto aquí hay una oportunidad para todos, no tan solo para la salmonicultura. Esto implica una suerte de up grade del sistema para autorizar el territorio acuícola en que distintas actividades conviven y son compatibles si son bien manejadas, como los pescadores -que tienen algunas demandas para mejorar su acceso- y los cultivadores (ostras, ostiones, choritos, etc) que nos han pedido apoyos específicos que estamos en vías de otorgarle.

-¿Qué responsabilidad le asigna a los organismos encargados?, ¿hubo ineficiencia?

-Yo lo plantearía como un desafío respondiendo al crecimiento exponencial que han tenido las actividades productivas. Hace 30 años no existía esta presión, pero hoy tenemos hasta 3 o 4 solicitudes de concesión por el mismo territorio, y el Estado debe evaluar cuál es el mejor proyecto, y los intereses son grandes.

Primera tare: "Información clara y completa respecto del uso del territorio"

-¿Cuál es el primer objetivo del grupo de trabajo de gobierno?

-Abordar este desafío con premura y responder a las expectativas del ministro de Economía, que está confiado en que las soluciones a las que arribe la mesa no tengan un freno en la burocracia.

-¿Qué temas propondrá en la agenda de corto plazo?

-Nuestra primera tarea es dotar al ministro de información clara y completa respecto del uso del territorio, y cuáles son los intereses que están operando. Y a partir de eso visualizar donde habría mayor complejidad para hacer el reordenamiento y donde existirían posibilidades de negociación entre los actores.

-Las concesiones son legalmente indefinidas y un reordenamiento podría afectar derechos existentes, ¿como enfrentarán una negativa de las empresas?

-En la industria hay disposición para ponerse de acuerdo y nosotros, una vez que entreguemos ordenadamente la información, también podremos visualizar donde podrían existir focos de conflicto de intereses y qué tipo de medidas implicarían.

-¿Tienen previsto estimular esta reorganización con incentivos económicos?

-Obvio, pero eso aún no lo hemos visto. Aunque el incentivo mayor que tienen salmoneros, pescadores y cultivadores es cuidar su territorio y que el recurso no se agote.