BAHÍA BROWN (Tierra del Fuego).- Desde la Dirección de Pesca y Acuicultura dependiente de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente de la Provincia aclararon que la veda para la recolección y consumo de moluscos bivalvos no se debe a los altos niveles de toxina paralizante conocida "marea roja", sino a una toxina diarreica que no afecta a esas especies pero sí a los seres humanos.

 

El director Miguel Isla explicó que en este caso están realizando un muestreo, en el marco de una tarea que denominaron "Clasificación de zonas de producción", y esas muestras son enviadas al SENASA de la localidad de Martínez en la Provincia de Buenos Aires.

Esta movida se debe a la toxina que dio positivo es la diarreica y "nosotros no estamos realizando los análisis en Ushuaia, y por eso los tenemos que enviar a Buenos Aires", anotando que desde aquella Provincia "nos indicaron el dato positivo de toxina diarreica y eso desencadenó que se establezca la veda". Remarcó que no se trata de la toxina neuro-tóxica conocida como "marea roja", que habitualmente aparece en verano, sino que "es otro tipo de toxina que acá había muy pocos antecedentes", por lo que "esperamos que pase rápido para poder levantar la veda y se vuelva a comercializar este tipo de productos".

Puntualizó que la zona de veda está circunscripta al sector de Bahía Brown, donde están los cultivos y la mayor producción de los acuicultores, aclarando que "habría otras zonas libres de esta toxina, pero para confirmarlo debemos enviar una muestra Buenos Aires".

Indicó que esta toxina tiene su efecto en el aparato digestivo de las personas, agregando que "no es tan problemática y amenazante como la otra, pero igual produce un daño a la salud", ya hasta puede ser mortal. Manifestó que esta toxina la produce otra alga, que al igual que la que produce la marea roja, no afecta a los moluscos pero sí a quienes los consumen, acotando que "no sabemos mucho del comportamiento ya que los antecedentes que tenemos son muy pocos".

En ese sentido, recordó que hasta este momento no hubo una veda por esta toxina particular, aunque señaló que años anteriores "hubo algunos análisis que dieron positivo pero en esos momentos los estábamos realizando acá, y por eso se lo atribuíamos a irregularidades del muestreo o de la técnica", así sostuvo que en esta oportunidad "es el SENASA central el que determina la toxina, podemos confirmar que no se trata de un problema de la técnica".

Comentó que generalmente las toxinas que afectan a las personas a través de los moluscos bivalvos se las conoce como "marea roja", más allá de que el agua no se tiñe de rojo, pero "ésta es una toxina diarreica que los moluscos las acumulan sin que les haga daño, pero sí al hombre que las consume".

Detalló que cada 15 días están enviando muestras a la Provincia de Buenos Aires, para se les realicen los análisis y así se pueda determinar cuando ha finalizado esta situación; de este modo, adelantó que está previsto volver a realizar este tipo de análisis, porque "se dejó de realizar debido a que se deben acondicionar ciertos aspectos técnicos del laboratorio para poder desarrollarlo, y de ese modo poder acreditar los análisis que realizamos en nuestro laboratorio".

Trabajo con Prefectura para estudio de centollas

En otro orden de cosas, Isla comentó que autoridades de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente se reunieron con las autoridades de la Prefectura Ushuaia e Islas del Atlántico Sur para coordinar el desarrollo de un estudio de relevamiento de centolla en la zona que desde 1994 está vedada, que comprende desde el límite con Chile hasta Punta Segunda.

Indicó que para eso "estamos delineando las estrategias de trabajo en los meses que vienen", recordando que la veda se circunscribe al sector que va desde el límite oeste con Chile, pasando por el frente de Ushuaia y hasta Punta Segunda, por lo tanto "queremos realizar ese estudio para determinar el resultado de esa veda". Adelantó que la intención es comenzar el estudio a partir del 15 de junio próximo.

Fuente: http://www.tierradelfuego.info