Por Enrique Maldonado
(El Salvador).- Las prácticas de manejo adecuadas en los estanques donde se cría camarones son uno de los aspectos clave que redundan en una buena producción.

 

Son varios los aspectos que los camaroneros deben tomar en cuenta, si pretenden evitar pérdidas.

Por ejemplo, una buena desinfección del recinto. Esto se hace con la aplicación de cloro a razón de diez libras por hectárea, y de cal viva (600 libras por manzana), según el jefe de la Unidad Acuícola, del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Manuel Luna.

También se debe remover el fondo de los estanques, con el fin de disminuir la acidez para matar los agentes patógenos —como virus, bacterias y hongos— que afecten la población de crustáceos, continuó Luna.

Esa remoción permite homogenizar el pH del agua en los estanques (entre siete y ocho), además de mejorar la calidad de oxígeno disuelto.

De no realizar esas prácticas adecuadamente o incluso obviarlas, se generan factores predisponentes a enfermedades.

LAS AMENAZAS

Algunas de las enfermedades que pueden afectar a los camarones son: Mancha Blanca, Necrosis Hipodérmica y Hematopoyética, Hepatopancratitis Necrotizante, Parvovirosis del Hepatopáncreas y el Síndrome de Taura.

En el primer caso puede ocurrir una mortandad de hasta el 100 por ciento.

La necrosis lleva al Síndrome de la deformidad y el enanismo, que implica un pobre rendimiento económico.

En la actualidad, la referida Unidad Acuícola desarrolla un estudio a fin de establecer el estatus zoosanitario del camarón, el cual permitirá conocer las enfermedades de los crustáceos que se tiene en el país. Para obtener apoyo de sanidad se puede llamar al teléfono 22978427.

Fuente: http://www.elsalvador.com