(El Llanquihue). Las autoridades del Departament for Environment Food and Rural Affairs (Defra) del Reino Unido, enviaron una carta dirigida al Servicio Agrícola y Ganadero, notificando que el origen del salmón contaminado "proviene de Chile" y que las brochetas Findus, fabricadas en Tailandia, fueron detectados en supermercados británicos.

 

La carta que iba dirigida erróneamente a Hernán Rojas al SAG (el funcionario ahora es director nacional de Indap) finalmente cayó en manos del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), quienes dijeron haber recibido una de las dos páginas que contiene la misiva.

 

Justamente, Sernapesca desconoce el anexo donde se señala que la materia prima de la brochetas es chilena y el mismo documento donde están borrados los nombres de las empresas involucradas.

 

Cecilia Solís, encargada de sanidad pesquera de Sernapesca, dijo que ellos recibieron la información que reenvió el SAG y pidieron más antecedentes al gobierno Británico, "pero aún estamos esperando la respuesta".

 

Solís también comentó que el informe solicitado al Gobierno se pidió el estudio de trazabilidad, para determinar qué empresas fueron las que incurrieron en el error. Don Staniford, de Pure Salmon Campaing, explicó que las autoridades británicas están protegiendo a las industrias, debido a los diversos acuerdos comerciales.

 

Y dijo que ellos solicitan a diario a la Defra información de alguna reacción de las autoridades chilenas, lo que contrasta con lo señalado por Solís. Además, la encargada expresó que siguen manteniendo la misma postura expresada en la declaración oficial, que señala que "la información disponible a la fecha, no permite saber el nombre de las empresas que supuestamente abastecieron de materia prima a la procesadora tailandesa".

 

Asimismo, SalmonChile agregó que ni ellos ni el Gobierno han recibido a la fecha antecedentes que sustenten la afirmación publicada en un medio de prensa nacional acerca de que el salmón de la empresa Findus, que en diciembre pasado fue detectado con trazas de cristal violeta en el Reino Unido, tenga su origen en Chile.

 

"En este sentido, la información existente tiene como único antecedente una presunción de la Dirección de Medicina Veterinaria británica, cuestión que no ha sido oficializada por las autoridades sanitarias de ese país", concluyó.

 

Fuente: http://www.diariollanquihue.cl