(La Voz de Galicia).- Los armadores que participaron en la protesta -de A Coruña, Vigo, Burela, Celeiro, A Guarda, Ribeira, Marín, Muros y Cariño, así como de varios puertos asturianos y cántabros- alertan de que muchas empresas irán a la quiebra si no se adoptan medidas urgentes a la crisis de precios y al coste del gasoil. Pero los problemas no acabarán si no se pone remedio también a la falta de tripulaciones o no se divulgan los precios en origen.

 

En este sentido, criticaron las acciones adoptadas para prevenir el anisakis -«cuando entre los marineros, que consumen pescado recién salido del mar, nunca se ha conocido un caso»-, mientras se da cancha al «pescado plástico» , que produce un sector «muy protegido por las Administraciones europeas, más interesadas en impulsar granjas que en mantener la pesca».

La flota ofrece diálogo y voluntad para cumplir los compromisos. Espera que la Administración mueva ficha. Si no, que sea valiente: que «pague los barcos en su precio justo y jubile anticipadamente al personal del sector pesquero».

 

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es