(Terra – EFE).- El Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) aprobó hoy el traslado de más de 3,5 millones de salmones de los centros de cultivo que se encuentran en la provincia de Pelena y que podrían verse afectados por el volcán Chaitén, en erupción desde el pasado 2 de mayo.

 

'Una primera partida de 3.520.120 peses, pertenecientes a tres empresas, superó una revisión sanitaria y obtuvo la respectiva autorización del Sernapesca para ser transportada a otros centros de cultivo', informó el organismo estatal.

Explicó que los peses serán situados en un sector de similares características epidemiológicas, en la provincia de Chiloé, a unos 200 kilómetros de Chaitén.

Con anterioridad, el director de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás, doctor Víctor Alvarado Lacrampe, afirmó que de no trasladarse los salmones a otros centros de cultivo, estos podrían deteriorarse y enfermarse debido a las emanaciones tóxicas de las cenizas.

'Esta aparente simple medida (traslado), aparece como la mejor herramienta para paliar -en parte- esta grave situación de riesgo', subrayó Alvarado.

Según explicó el experto controlador de riesgos acuícolas, los salmones que serán trasladados son aquellos peces que 'están en tallas de cosecha o precosecha, para así disminuir los riesgos inherentes al transporte'.

En tanto, la ministra de Agricultura, Marigen Hrnkohl informó que el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile estableció un procedimiento excepcional 'para facilitar y permitir el tránsito de animales por territorio argentino y el eventual ingreso de forraje a ese país'.

En ese sentido, la titular de Agricultura destacó que se han establecido coordinaciones especiales con el Servicio Sanitario de Argentina (SENASA), a fin de facilitar los controles fronterizos respectivos.

Según vulcanólogos chilenos la erupción del volcán Chaitén podría haber entrado en su fase crítica, es decir que después de una semana de actividad la columna de material ígneo que se levanta a miles de metros sobre el cráter del volcán podría colapsar en forma violenta o gradual.

Si fuera un colapso violento de la columna, esta caería sobre los valles cercanos a más de 300 kilómetros por hora y a 400 grados centígrados de temperatura, situación que llevó al Gobierno a disponer la evacuación total en un perímetro de 50 kilómetros en torno al volcán.

Los desplazados a distintas localidades de la región de Los Lagos suman unas 8.000 personas y la presidenta Michelle Bachelet viajó hoy, por segunda vez desde el comienzo de la erupción, a la zona para coordinar la ayuda a las personas y la planificación del futuro de la zona afectada.

El Chaitén permanece con continuas emanaciones de cenizas que apuntan hacia el este-noreste.

Fuente: http://actualidad.terra.es