Por: Ana González
HABANA (Radio La Habana).- Los cubanos consumen 62 mil toneladas de pescado anualmente, 40 mil son importadas y el resto resultado de las pescas de plataforma y de la acuicultura, las que en un 90% se ingieren procesadas industrialmente, informó Raúl Morales Rivero, viceministro del ramo en una abundante información ofrecida a los miembros de la Comisión Agroalimentaria del Parlamento.

 

Cada año las posibilidades de comprar este alimento en el exterior se hacen más difíciles dada la escasez de animales en los mares y el alto costo de venta, explicó.

Expresó que las mayores potencialidades de la pesca están en la acuicultura, mediante los sistemas intensivos y extensivos, que dependen de la siembra de alevines, las atenciones de la alimentación y el perfeccionamiento e introducción de tecnologías de pesca.

Se aspira a que las capturas totales este año asciendan a 53 237 toneladas, lo que representa un 8,5% más que el años precedente, informó.

Dijo que excepto en las especies que se pescan en la plataforma, que no tienen posibilidades de crecimiento, se aumentó el acopio en el resto, es decir en la acuicultura, la langosta y el camarón.

Por ello, los diputados al Parlamento intervinieron para plantear sus preocupaciones acerca de la necesidad de aumentar la eficiencia de las producciones de la acuicultura, un mejor y mayor uso de los espejos de agua que existen en el territorio nacional, así como el mejoramiento de la calidad de los piensos que se suministran a las especies en cultivo.
Para los próximos tres años se esperan crecimientos de un 28% en las capturas de los diferentes tipos de pescado. En la plataforma la cifra no llegará a las 30 mil toneladas, mientras las de la acuicultura superarán las 45 mil, y las de camarón subirán a cinco mil.

Durante el 2007, en la red de pescaderías –se abastecen fundamentalmente con producciones de los propios territorios- se recaudaron 130 millones de pesos y en lo que va de año ya se acumulan 20 millones de pesos más que en igual etapa del año precedente, lo que da una medida de la aceptación de los productos que se expenden, informó Morales Rivero.

Generalizar la producción y venta de productos conformados a todas las provincias y que por limitaciones de la industria solo es posible en la capital, es un objetivo inmediato de la Industria Pesquera, principalmente de la croqueta criolla a base de pescado, que tiene aceptable calidad, precio módico y una envoltura que asegura la higiene y el gramaje del producto. El programa para este año contempla la venta de 10 mil toneladas de croquetas, dijo el vicetitular del MIP.

Los programas de desarrollo de la Industria Pesquera persiguen dos objetivos esenciales: satisfacer las necesidades de la población nacional y las exportaciones de especies de alto valor comercial como la langosta y el camarón, expresó Raúl Morales.

En el año que recién finalizó se recaudaron 91 millones de dólares por concepto de exportaciones, un 27% superior al año precedente.

Fuente: http://www.habanaenlinea.cu