(Norte Castilla). La empresa segoviana Dibaq-Diproteg, con sede en Fuentepelayo, ha decidió emprender el asalto a los mercados asiático y americano con sus alimentos para la acuicultura industrial y los animales de compañía (mascotas), los últimos productos incorporados a sus líneas de fabricación, aunque hace ya 20 años.

 

Su director general, Carlos Tejedor, explicó ayer que este reto, más el de consolidarse entre las empresas líderes del mercado europeo de estos productos, ha aconsejado a la compañía deshacerse de la división de piensos para ganado, que ha vendido al grupo gallego Saprogal. Tejedor explicó que Dibaq ha vendido su fondo comercial, un listado de 355 clientes entre distribuidores y ganaderos que reportará a la compañía gallega entre 40.000 y 50.000 toneladas de producto anuales para sus fábricas de Benavente (Zamora) y Aranda de Duero (Burgos), desde las que abastecerá a los antiguos clientes de la firma segoviana.

La operación supone el cierre de la fabricación de piensos para ganadería en las instalaciones que Dibaq tiene en Olombrada, que seguirán siendo de su propiedad, «si bien no tenemos decidido aún qué hacer con ellas; a lo mejor las alquilamos», dijo, pero no implican ningún despido. De hecho, la empresa ha ofrecido a los 21 trabajadores de esta planta que se trasladen a Fuentepelayo, a 25 kilómetros de distancia, «lo que ya ha sido aceptado por casi todos ellos», afirmó Tejedor.

Plan estratégico

La venta de la división de piensos para ganadería figura en el plan estratégico 2007-2011 de la compañía y, según su director general, tiene como propósito «concentrar todos los esfuerzos y recursos hacia la competitividad global de los productos destinados a la acuicultura industrial y el alimento y bienestar de animales de compañía, productos de los que somos líderes en España y estamos entre los primeros en Europa y con los que queremos tener un mayor peso en Asia y América».

 

Fuente: http://www.nortecastilla.es