La expansión de la acuicultura del molusco geoduck a escala industrial en el Estrecho South Puget amenaza con alterar permanentemente el hábitat del salmón y otras especies.

 

Según el periodista William Dietrich, el 70% de los humedales y estuarios en el estrecho Puget se han perdido por el desarrollo de la actividad. El salmón silvestre se encuentra a 8% de sus valores históricos y las aves marinas se han reducido 47% en los últimos 20 años.

El Grupo de Recuperación del Salmón del Estrecho South Puget ha dado como hipótesis que la acuicultura de moluscos “reduce la productividad, abundancia, estructura espacial y las poblaciones de salmones.”

El Canadian Science Advisory ha sugerido que la acuicultura de mariscos en la zona intermareal tiene un impacto adverso en la alimentación exitosa de los juveniles de salmón, y que los moluscos de crianza pueden consumir las larvas de las especies de peces comerciales.

El cultivo intermareal de geoduck, como se viene practicando en el estrecho Puget, esta prohibido en British Columbia debido a la hipótesis de que los métodos y prácticas de cultivo de geoduck son perjudiciales para el hábitat de los peces.

Los investigadores de la Universidad de Washington han encontrado que el asentamiento de geoducks en redes de plástico alteran las condiciones físicas y biológicas de la zona intermareal, y los moluscos cultivados pueden reducir los nutrientes que son importantes para otras especies, así como para los peces forrajes, una importante fuente de alimentos para los salmones que migran.

Según el Departamento de Recursos Naturales del estado, los geoducks silvestres submareales constituyen una sola población en el estrecho Puget, con 300 a 400 millones de individuos o cerca de 1 billón de libras. La cosecha anual de geoduck de cultivo representa al menos el 0.0009% de esta biomasa.

Fuente: Gateline