Las Grutas (Río Negro). El criadero de especies marinas, perteneciente al Instituto de Biología Marina y Pesquera Almirante Storni de San Antonio Oeste, se consolidó este año como un nuevo atractivo turístico para cientos de visitantes que pasaron a conocer sus instalaciones y tomar contacto con sus actividades técnicas y científicas.

 

Escuelas, instituciones públicas y privadas, turistas y público en general tuvieron durante este verano la posibilidad de ver y aprender sobre lo que allí realizan los investigadores que trabajan en el lugar, por medio de visitas guiadas a cargo de personal capacitado.   

Los científicos pertenecen al Area Maricultura del Instituto de Biología Marina y Pesquera “Alte. Storni”. La “hatchery”, como se la conoce en la zona, fue inaugurada en 1997 y es el único criadero de moluscos en el país. El objetivo fundamental es promover el desarrollo de la maricultura en las costas rionegrinas y resto del litoral argentino. Las principales líneas de trabajo están orientadas hacia la investigación sobre la biología reproductiva de especies marinas de importancia comercial, el desarrollo tecnológico para optimizar la producción por cultivo y la transferencia de conocimientos y tecnología a productores costeros.
 
Desde su inauguración a la fecha muchos fueron los logros alcanzados, y uno de los más importantes ha sido la producción, a escala comercial, de juveniles de la ostra nativa, ostra plana u Ostrea puelchana.

El proyecto de visitas guiadas al criadero surgió del interés demostrado por la afluencia de personas que desde hace años se acercaban a esas instalaciones, ubicadas a cinco kilómetros de Las Grutas camino a San Antonio Oeste, curiosas por saber qué es lo que aquí se hace.

Es así que se dispuso de un nuevo sector dentro del criadero dedicado exclusivamente a la exposición de las actividades de producción.

El miércoles, más de cincuenta niños de entre 5 y 12 años pertenecientes a la colonia de vacaciones municipal recorrieron un sector de playa y se dirigieron al criadero de bivalvos.

Durante el trayecto, los guardas ambientales les explicaron a los niños distintos aspectos de las especies de aves playeras que hay en el lugar y de la importancia que tiene un área natural protegida para el ecosistema.
 
También durante la jornada realizaron avistamiento de aves utilizando el equipamiento que los guardas ambientales tienen para esta actividad.

Una vez en el criadero, fueron recibidos por biólogos y técnicos que los acompañaron en la visita donde se les explicaron las diferentes etapas que se llevan a cabo para la producción de semillas de moluscos bivalvos (ostras, mejillones y vieiras).
Para aumentar el asombro de los pequeños visitantes se les hizo observar con el uso de microscopio las microalgas que se utilizan para el desarrollo de los bivalvos y con lupas las semillas.

Esta actividad forma parte de otras que conforman el cierre de temporada de la colonia de vacaciones municipal que desde el 4 de enero pasado viene trabajando con profesores y niños que encontraron en la propuesta un espacio de recreación y contención estival.

En esta primera etapa de funcionamiento de la “hatchery” como atractivo turístico el principal objetivo fue que el público conociera la actividad productiva y los procesos básicos que intervienen en la obtención de semilla para el cultivo de moluscos y los sistemas que se utilizan para cultivar los moluscos en el mar.

El recorrido se realiza siguiendo las fases de producción desde la producción de microalgas para la alimentación, el acondicionamiento de reproductores, los cultivos larvarios, la fijación larvaria y posterior metamorfosis y el pre-engorde de semilla en sistemas de circulación vertical.

En una segunda etapa, dependiendo de la disponibilidad de instalaciones adecuadas, se piensa exponer fauna marina en sistemas de acuario y tanques de cultivo de peces.

Fuente: http://www.rionegro.com.ar