(La Voz de Galicia).- La empresa coruñesa Corelsa, especializada en el suministro de maquinaria para actividades de acuicultura, ha decidido echar el cierre después de 29 años de actividad. Durante esta semana, la compañía ha ultimado los expedientes de extinción de contrato para toda la plantilla, un total de 19 personas, tras el despido de siete trabajadores en noviembre y anteriores recortes de personal.

 

Corelsa, que tenía la sede central en el polígono de A Grela y otra nave en el parque industrial de Bergondo -ambos en el entorno de A Coruña- fue fundada por el industrial coruñés Juan Rodríguez en 1979. Su denominación original fue Coruñesa de Electricidad y posteriormente derivó hacia Corelsa y centró su ámbito de actuación en el mundo de la acuicultura.

Desde su creación, la empresa se caracterizó por la introducción de una tecnología puntera que se aplicó en las rías gallegas y se exportó a países tales como Turquía, Croacia o Panamá. Uno de sus éxitos más notables lo constituyó el diseño de la batea redonda, denominada también medusa, a lo que se suma la fabricación de jaulas, redes, máquinas y embarcaciones de distintas gamas, entre ellas los catamaranes especialmente preparados para la pesca de bajura y el marisqueo.

Según indicaron fuentes sindicales, el cierre está motivado por importantes desavenencias entre los socios de la firma. Hace años, Rodríguez cedió la mayor parte de las acciones a directivos del grupo Isidro de la Cal y, en el mes de octubre del 2007, el fundador fue despedido como consecuencia de las citadas desavenencias. Al parecer, quedan sin resolver las cuestiones relativas a las patentes de los diseños propios de Corelsa.

Tecnología

El responsable del área de Metal de la CIG, Alfredo Bocija, que ha participado en la negociación de las indemnizaciones al personal, lamentó la pérdida de esta empresa. «Es increíble que cierre una compañía como esta, que llegó a tener cerca de 50 empleados y trabajó con alta tecnología». Indicó que la ausencia de pedidos ha sido total en lo que va de año.

Coyuntura

Los directivos del grupo De la Cal evitaron realizar declaraciones sobre las razones que han llevado a la desaparición de Corelsa. Según distintas fuentes consultadas por La Voz, la acuicultura vive una etapa de escaso crecimiento, lo que, unido a la actual coyuntura económica, habría influido en una reducción de la actividad de esta firma directamente vinculada a los cultivos marinos.

Otras fuentes vinculan directamente la marcha de Juan Rodríguez con el cierre de la compañía. El fundador diseñaba e instalaba directamente las bateas, jaulas y demás material allá donde se las encargaban, y la empresa notó su ausencia. El sector de la acuicultura es muy especializado y a la vez exige conocimientos en campos diferentes, desde la electricidad a la flotabilidad de las embarcaciones, por lo que no es fácil encontrar personas capacitadas para llevar las riendas de una empresa innovadora.

Se desconoce qué destino se le dará a la nave central de la empresa en A Grela y a la maquinaria que todavía se conserva en su interior.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es