WASHINGTON.- La industria de la acuicultura esta creciendo y ahora produce aproximadamente el 40% de los alimentos de origen acuático consumidos en todo el mundo cada año.

 

Esta “Revolución Azul” ha incrementado la disponibilidad de alimentos de origen acuático, pero también ha causado serios impactos ambientales y sociales, incluido la contaminación, destrucción del hábitat, daño de los ecosistemas nativos, y amenaza a la salud humana. Estos impactos deben reducirse para asegurar la sustentabilidad ambiental, social y económica de la industria.

El eco-etiquetado jugara un rol importante en reducir los impactos de la producción de la acuicultura y el procesamiento. El eco-etiquetado, sistema voluntario que certifica y etiqueta los productos que cumplen los estándares para la performance ambiental y social, ya empezó a ser desarrollado para los productos de la acuicultura.

El informe publicado por la Environmental Law Institute (ELI) y The Ocean Foundation , “Gold Standard for Sustainable Aquaculture Ecolabel Design” ,  establece un estándar definitivo para el diseño institucional de eco-etiquetas para la acuicultura sostenible.

La estructura institucional de la Gold Standard es creíble y práctica. Estos estándares permiten superar las debilidades en los programas de eco-etiquetado existentes, incluida la falta de credibilidad, y la confianza en las prácticas actuales para determinar los estándares. En contraste, el eco-etiquetado Gold Standard confía en los mejor de la ciencia disponible y el estado del arte institucional para crear e implementar los estándares de certificación que asegure la sustentabilidad económica, ambiental y social.

“Mediante la adopción del Gold Standard, las eco-etiquetas existentes o nuevas podrían asegurar que la producción acuícola no genere degradación ambiental, inequidad social o daño a las generaciones futuras,” dijo Kathryn Mengerink, director de ELI’s Ocean Program.

Puede descargar el informe aquí .


Fuente: Environmental Law Institute