Se deben enfrentar varios desafíos, pero el futuro a largo plazo para la acuicultura, y en particular para la crianza de salmón, es positivo, según el informe anual de Marine Harvest.

 

En la introducción del informe, Leif Frode Onarheim, quien hasta febrero de este año fue el Presidente, dijo que la creciente demanda por alimentos de origen acuático, junto con las preferencias, indican que las actividades que dan valor agregado jugaran un importante rol en el futuro.

Los precios para el salmón en el 2007 no fueron iguales a la fuerte performance del 2006. Sin embargo, el análisis del desarrollo de los precios del 2007 fue similar a los del 2005 cuando el abastecimiento del salmón del Atlántico fue 33% mas alto. Mas personas están comiendo salmón y el consumo per cápita se esta incrementando.

“Esperamos que la demanda continua creciendo” destacó Onarheim. “En Europa y Norteamérica la tasa de crecimiento ha sido modesta en comparación con los años previos. Aun así, una tasa de crecimiento de 9%, como en el caso de Europa en el 2007, puede ser aceptada por muchos sectores del mercado. Para la crianza de salmón, sin embargo, la nueva locomotora para el crecimiento se encuentra en las economías emergentes.”

Países como Brasil, Rusia, India y China tienen varios factores en común. Ellos tienen grandes poblaciones, con una clase media expandiéndose. Los economistas observan que debido a que los ingresos se incrementan hay un cambio en la dieta de carbohidratos a proteínas, y el pescado es considerado una fuente importante de proteína saludable.

El mercado para el salmón del Atlántico en Brasil, creció en 32% en el 2007, el mercado ruso en 38% mientras que el país vecino, Ucrania, registró un crecimiento de 45%.  Estas tendencias continuaran, en Europa del Este, en Sudamérica y en gran parte de Asía, destaco el informe. Debido a las grandes cantidades de personas que viven en estos países, el crecimiento de estos mercados para el salmón del Atlántico podría ser mas que compensado por la reducción en Europa y Norteamérica.

También se resalto el incremento del costo del alimento. A mediados del siglo XX, el hogar promedio europeo gastaba alrededor de 35% de sus ingresos en alimentos. Las políticas de gobierno y el incremento en la eficiencia evitaron que el precio de los alimentos se incrementen a una velocidad mas alta que sus ingresos. En los últimos años, el hogar promedio gasta alrededor de 10% de sus ingresos en alimentos. Ahora es probable que esto cambie.

“La competencia por las materias primas agrícolas se incrementan debido al crecimiento de la demanda de estas poblaciones crecientes y, lo mas importante, vemos un incremento en la demanda de muchos de los productos para la producción de biocombustibles. El precio de los alimentos se viene incrementando, y probablemente en alimento tome una gran proporción del presupuesto de los hogares, revertiendo la tendencia que se venia registrando desde hace 50 años. Mientras que esto podría reducir el volumen total de alimento comprado por cada hogar, no creo que tenga un efecto menor en el incremento del consumo de pescado.” Destaco Onarheim.

El incremento de los precios de las materias primas van a incrementar los precios de los alimentos y los márgenes se volverían mas estrechos.

El informe también resalta los desafíos en el sector de la salmonicultura chilena.

“En el 2006 la industria perdió el control sobre las infestaciones de piojos de mar, los que resulto en una disminución adicional en la performance biológica, y la difusión del virus ISA golpeo la industria” dijo Onarheim.

Puede descargar el informe anual de Marine Harvest aquí .
 

Fuente: Fish Up Date