El cuello de botella en la crianza de halibut esta relacionado al insuficiente abastecimiento de nutrientes importantes. Dos pruebas de alimentación de NIFES en colaboración con el Institute of Marine Research, sugieren por primera vez los niveles mínimos del acido graso marino DHA necesarios para la supervivencia y la pigmentación normal de la larva del halibut.

 

8% DHA para la buena supervivencia

En una prueba de alimentación, un grupo de larvas de halibut del Atlántico fue alimentado con el crustáceo Artemia, el cual fue enriquecido con un alto contenido de ácidos grados marinos EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), proveídos como una emulsión. Una emulsión es una mezcla de grasas y agua. A otro grupo se le dio Artemia que fue enriquecida con aceite de pescado. La Artemia enriquecida del primer grupo contenía 7.5% de DHA de los ácidos grados totales, mientras que el otro grupo contenía 4.1% de DHA de los ácidos grasos totales.

Las larvas de halibut del Atlántico que fueron alimentadas con Artemia que contenía cerca de 8% de DHA tuvo un incremento en la tasa de supervivencia de 39%, en comparación a la tasa de supervivencia de 12% del otro grupo. También, el crecimiento fue mejor en el primer grupo. “Esto nos indica que la larva del halibut necesita al menos 8% de DHA para una buena tasa de supervivencia y crecimiento” dijo Kristin Hamre del Aquaculture Nutrition Research Programme en el National Institute of Nutrition and Seafood Research (NIFES).

15% de DHA para la pigmentación normal

En otra prueba de alimentación, dos grupos de larvas de halibut del Atlántico fueron alimentados con Artemia, la que fue enriquecida con 9.4% de DHA o 12.5% de DHA proveídos como emulsiones.

El 46% de las larvas de halibut del Atlántico que fueron alimentados con Artemia del primer grupo mostraron una pigmentación normal, mientras que un 77% de larvas del segundo grupo tuvieron una pigmentación normal, indico Hamre.

Un elevado contenido de DHA conduce a una mejor pigmentación. Estos resultados sugieren que la larva del halibut del Atlántico necesita al menos 15% de DHA para la pigmentación normal, informo Hamre; además agrego que la tasa EPA y ARA (ácido aracidonico) en la Artemia fue 3.5% en ambos grupos. La relación entre EPA y ARA también afecta la pigmentación. En sus pruebas la tasa de supervivencia fue similar en los dos grupos, y al mismo nivel reportado en la primera prueba.

Información de contacto:
Kristin Hamre, researcher at the Aquaculture Nutrition Programme, NIFES.
Telephone: + 47 55 51 30
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: National Institute of Nutrition and Seafood Research