China y México establecieron relaciones diplomáticas en el año 1972. A lo largo de estos 36 años, ambos países han conformado relaciones de asociación estratégica, dando paso en tiempos recientes a una profundización de los intercambios y la cooperación en varios ámbitos.

 

En el aspecto económico, México ha desplegado la cooperación en muchos terrenos con China, convirtiéndose en el segundo socio comercial de China en la región latinoamericana. Dichos intercambios y cooperación no solo se producen a nivel nacional, sino también a nivel provincial. En fecha reciente, el Instituto Sinaloense de Acuicultura, de México, y el Instituto de Maricultura de la Provincia de Shandong, de China, firmaron un tratado de cooperación, para proyectos conjuntos de cultivo del pepino de mar. En el programa de hoy ampliamos el tema:

En el abril pasado, en la sede de la Embajada de México en China, el Instituto de Acuicultura del Estado de Sinaloa, de México, y el Instituto de Maricultura de la Provincia de Shandong, de China, firmaron el Registro de Discusiones para la Transferencia Tecnológica para el cultivo del pepino de mar. Al inicio de la ceremonia de firma, el Embajador de México en China, Jorge Guajardo, pronunció un breve discurso.

La provincia de Shandong se encuentra en el este de China y en el curso inferior del Río Amarrillo, rodeada por el Mar de Bohai y el Mar de Huanghai de China. Es un lugar importante para el transporte norte-sur en la parte Este del país, por lo cual se convierte en punto de convergencia de la zona económica del Río Amarrillo y la zona alrededor del Mar de Bohai, como punto esencial de la economía china.

La provincia de Shandong tiene más de 3.000 kilómetros de línea costera, casi una sexta parte del total nacional, lo que la ubica en el segundo lugar después de la provincia de Guangdong. A lo largo de la línea costera, hay más de 20 puertos naturales y 296 islas. Las favorables condiciones geográficas aportan a Shandong las ventajas del transporte marítimo y de la explotación de los recursos oceánicos. Además, el clima de Shandong es muy templado, lo cual también favorece el desarrollo de la industria oceánica y pesquera de la provincia.

Aprovechando las ventajas geográficas y climáticas, en los últimos años, la provincia de Shandong ha desarrollado notablemente la industria oceánica y pesquera, fortaleciendo sus superioridades tecnológicas y logrando grandes éxitos. Así lo anunció el Subdirector General del Departamento de Océanos y Pesca de la Provincia de Shandong, Señor Ji Jiasu:

"En el año 2007, la producción oceánica y pesquera de la provincia de Shandong superó siete millones de yuanes, entre los cuales, más de tres millones procedieron de la producción de cultivos. Los principales productos de cultivo son el pescado, la oreja de mar, la vieira, etc. Las técnicas de cultivo se han popularizado en la provincia y el círculo de maricultura de la provincia es muy poderoso, pues dispone de casi la mitad de los investigadores del país en este terreno. El Instituto de Maricultura de la Provincia de Shandong es un órgano que se dedica a la investigación y la práctica de la cultivación de productos acuáticos. Tiene plena capacidad y tecnología para desplegar la cooperación."

Por su parte, Sinaloa colinda al oeste con el Océano Pacífico y el Mar de Cortés, con 656 kilómetros de costa. La temperatura promedio anual es de 25°C y el promedio de humedad es de 68%. Sinaloa también posee buenas condiciones para desplegar la industria océanica.

Sinaloa cuenta con una de las industrias acuáticas más desarrolladas de México por sus volúmenes de producción, número de granjas en operación, estudios de investigación y personal técnico calificado. El Estado de Sinaloa tiene más de 450.000 acres disponibles para el establecimiento de granjas productoras de camarón. Actualmente 71.000 acres están en producción.

La industria acuática de ese Estado ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años, especialmente en la producción de camarón y bagre. En 1989, la producción total de la industria acuática fue de 6.107 toneladas, mientras que en el 2000, la producción alcanzó 21.765 toneladas. Esto representa un crecimiento del 198% en tan sólo 10 años. Este incremento ha sido posible gracias al desarrollo de infraestructura y a la cantidad y calidad de la postlarva disponible para el cultivo del camarón.

Ambas partes tienen buenas condiciones para el desarrollo de la industria océanica, y al mismo tiempo, cada uno necesita utilizar las superioridades de su socio, desplegando la cooperación, a fin de lograr una colaboración de pleno beneficio mutuo.

El gobierno provincial de Shandong colocó todas sus energías en desarrollar la industria oceánica en la década de los noventa del siglo pasado. Transcurridos más de diez años de desarrollo de vínculos, en el 2005, la producción de productos acuáticos de la provincia ocupó el pirmer lugar del país. Desde el año 2004, las zonas costeras de Shandong desarrollaron vigorosamente la cultivación del pepino de mar, convirtiéndose en centros nacionales importantes en esta materia.

Como parte de este proceso, no es posible obviar el papel del gobierno. Las autoridades provinciales de Shandong han ofrecido capacitación de manera permanente a los cultivadores, además de servicios tecnológicos. Con la participación de muchos investigadores técnicos en este terreno, el cultivo ha sido un motor económico para la industria oceánica de la provincia y un atractivo proyecto para los colaboradores. En la cooperación con Sinaloa, Shandong ofrecerá sus ventajas tecnológicas, y en el futuro, la cooperación se extenderá a otros productos acuáticos también, con vistas a generar rendimientos económicos y sociales para ambas partes.

La firma del registro para la cooperación del cultivo del pepino de mar es apenas uno de los aspectos de la cooperación y los intercambios económicos y comerciales entre China y México. A medida que transcurra el tiempo, se fortalecerán aún más dichos contactos bilaterales.

Como señaló el diputado mexicano Enrique Serrano, China aporta sus fortalezas (capital y tecnología) y México su ubicación estratégica. Súmese a ello que el presidente de México, Felipe Calderón, podría visitar China en julio, lo cual demuestra el interés de los mexicanos por una relación más estrecha entre ambas naciones. Deseamos que las relaciones económicas y comerciales sino-mexicanas logren nuevos avances en el futuro.

Fuente: Pueblo en Línea