MALAGA (EFE).- El cultivo de microalgas que sirven como biocombustible además de para la cosmética se ha empezado a acometer, Andalucía es la única comunidad que las produce de manera industrial y compañías petrolíferas y eléctricas de primer nivel ya colaboran en proyectos sobre esta materia en esta zona.

 

Las microalgas empezaron como elemento auxiliar para el cultivo de peces y moluscos, y se exportan desde Andalucía a numerosos países productores acuícolas, y ya se piensa en que las macroalgas tendrán más uso para el combustible al permitir conseguir mayores cosechas, todo ello a un coste reducido y sin impacto ambiental.

La fundación donde participan la Junta de Andalucía, la Asociación andaluza de Empresas de Acuicultura Marina y las compañías del sector abarca entre otros aspectos el estudio de las fuentes renovables de energía.

El presidente de este colectivo de empresas, Antonio Concepción, ha explicado hoy en conferencia de prensa en Málaga que en el momento en el que se produzcan avances en cuanto a las macroalgas, también se van a producir.

Andalucía es la única comunidad autónoma donde se producen microalgas y langostinos de manera industrial mediante la acuicultura, que es la cría o cultivo con técnicas encaminadas a aumentar, por encima de las capacidades naturales del medio, la producción de esos organismos acuáticos.

La mayoría de este tipo de cultivo en Andalucía es de peces, seguido de crustáceos y moluscos, mientras que es aún incipiente el de las microalgas.

La producción acuícola andaluza ha registrado el pasado año un crecimiento del cinco por ciento respecto al ejercicio anterior hasta las 7.039 toneladas y esta comunidad es la que produce mayor número de especies del conjunto nacional, con reparto similar entre los cultivos que hay en tierra como los de viveros flotantes.

El sector emplea en la comunidad a unas 600 personas y las especies más producidas son la dorada y la lubina, con 3.620 y 3.209 toneladas respectivamente.

La mayor producción total en este sector en Andalucía correspondió a Huelva con 2.217 toneladas, seguida de Cádiz con 2.089; Almería con 1.649; Sevilla con 861 y Málaga con 860.

El grueso mayor de producción de lubina está en Almería con el 28,17 por ciento de la comunidad y el de la dorada en Huelva con el 42,89 por ciento.

Málaga y Cádiz son las únicas provincias andaluzas donde se cultiva el mejillón con una suma de 768 toneladas en 2007, 500 de ellas en la provincia malagueña.

Estas cifras se incrementarán con 22 nuevos proyectos en la comunidad que permitirán alcanzar una producción de 16.000 toneladas en los próximos tres años.

Ocho de esos proyectos son para Málaga y se prevé una inversión de doce millones de euros.

Respecto a la provincia malagueña, su producción acuícola asciende a 2.644.000 euros y a la producción de mejillón le sigue la de lubina, con 323,4 toneladas, la de dorada, con 36,6.