Por: Eli García
SEVILLA (Diario de Cádiz).- La firma andaluza Pimsa invertirá 6,2 millones de euros en el cultivo comercial de esta especie, después de que Genoma España haya investigado cómo solventar su bajo rendimiento y alta mortalidad. Será la primera empresa de España en hacerlo

 

Hace unos años plantearse criar lenguados en cautividad era algo casi impensable. Al menos, si el promotor de la iniciativa pretendía que fuese rentable. Y es que, a pesar de que se trata de una especie con gran valor comercial, su baja tasa de supervivencia en condiciones de cultivo la hacía permanecer al margen de los intereses del sector de la acuicultura.

Sin embargo, y tras una investigación realizada por Genoma España, fundación pública estatal, el panorama se ha tornado de otro color. Tres años de indagación y cuatro millones de euros han hecho posible que se desentrañen los secretos genéticos del lenguado para poder, así, atajar los problemas de su producción a escala industrial. En el proyecto de I+D+I, bautizado como Pleurogene, España se ha aliado con Canadá (Genome Canadá), que ha aportado la mitad de los fondos. En nuestro país, la financiación ha corrido a cargo de Genoma España (1,25 millones), la Junta de Andalucía (300.000 euros), la Diputación de Cádiz (300.000) y la Generalitat de Cataluña (150.000).

"Hemos logrado desarrollar el mapa genético del lenguado, mejorar la calidad de los gametos, reducir las patologías y malformaciones, y aumentar el crecimiento y engorde de larvas y alevines", explica José Luis Jorcano, director general de la fundación.

A la vista de los resultados, la reacción empresarial no se ha hecho esperar. Dado que se trata de un pescado con potencial comercial, sobre todo, en el norte de Europa, la empresa sevillana Pimsa (Pesquerías Isla Mayor), filial del Grupo Hisparroz -accionista de referencia de Ebro Puleva-, ha llegado a un acuerdo con Genoma para explotar de forma pionera los avances de la investigación.

El marco escogido ha sido una finca de Isla Mayor -Veta La Palma-, ejemplo de acuicultura sostenible. En ella, Pimsa ya cultiva lubinas, albures, camarones, anguilas... "y lenguados de forma testimonial", según Miguel Medialdea, coordinador de Calidad y Medio Ambiente de Pimsa. De hecho, de las 1.250 toneladas de producción de 2007, sólo 600 kilos fueron lenguados -y en serio retroceso, ya que en 2006 se obtuvieron 2.000-.

"Gracias a la investigación de Genoma y a la nuestra propia -proyecto Invesolea- lograremos una producción industrial a cuatro años vista", vaticina Narciso Mazuelos, director técnico de la explotación, aunque sin atreverse a dar cifras de producción. El proyecto de I+D de Pimsa, en el que cuenta con el respaldo del centro de investigación El Toruño del Ifapa, requerirá una inversión de 6,2 millones a lo largo de tres años y se centrará en averiguar nuevas estrategias de alimentación del lenguado, de modo que se mejore su crecimiento y la prevención de enfermedades.

Hoy por hoy, se encuentran en la primera fase de desarrollo, ya que están construyendo las instalaciones de cría y preengorde -"con tecnología muy avanzada"-; el segundo año, se procederá al preengorde de los juveniles; y el tercero, al engorde de los peces hasta que alcancen un tamaño comercial. "Esperamos hacer las primeras pescas comerciales en el cuarto año de proyecto", indica Medialdea.

"Con Invesolea perseguimos la diversificación de nuestra producción y poder extrapolar los resultados a otras especies de interés comercial", señala Mazuelos.

Fuente: http://www.diariodecadiz.es