SANTAGO (Ecoceanos News).- Sociedades Médicas, ONGs y parlamentarios lanzaron hoy una campaña nacional e internacional para que el Gobierno chileno prohíba el uso de antibióticos de última generación del tipo quinolonas y fluroquinolonas en la producción industrial de animales para consumo humano, especialmente en la salmonicultura.

 

La razón de esta restricción es resguardar estos fármacos para exclusivo uso en salud humana y combatir la presencia de resistencia bacteriana, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La iniciativa además demanda homologar los estándares sanitarios referentes a antibióticos para los consumidores chilenos de salmón con las normativas existentes en Estados Unidos; y crear una agencia estatal única que regule y monitoree el empleo de antimicrobianos en salud humana y en la producción animal.

Otra de las exigencias es acceder a la información histórica sobre los volúmenes y tipos de antibióticos que anualmente importa y utiliza la industria salmonera. Hace años organizaciones de medioambiente vienen solicitando estos antecedentes a los servicios públicos, como el Servicio Nacional de Pesca y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), sin obtener una respuesta favorable.

Las organizaciones especializadas afirmaron que esta campaña se realiza en el contexto de la Estrategia Global para la contención de la resistencia bacteriana que impulsa la OMS.

FARMACOLOGÍA EXIGE MAYOR REGULACIÓN
Los especialistas de las ciencias de la farmacología en Chile han manifestado su preocupación por la forma como el Estado está enfrentando el uso de los medicamentos tanto en salud humana como animal. Débil coordinación y regulación entre las diferentes oficinas públicas, escasa información acerca de volúmenes, formas de uso y tipos de medicamentos usados en salud animal, y un acrecentado comercio basado en el lucro son algunas de las inquietudes de los profesionales.

La Sociedad de Farmacología de Chile (SOFARCHI), además de criticar que no exista una Política Nacional al respecto, respalda la propuesta de prohibir el uso de quinolonas y fluroquinolonas en el sector productivo.

Así lo afirmó el Doctor Iván Saavedra Past-President de la SOFARCHI, quien además informó que “hemos propuesto un nuevo organismo de control de alimentos y medicamentos, o alimentos y productos sanitarios”.

“Esa agencia debería ser la que regule y controle el empleo de antibióticos, tanto en salud humana como en producción animal, como lo hace la FDA en EE.UU., o la EMEA (Agencia Europea del Medicamento) en Europa”, precisó Saavedra.

El académico aseguró que “los gobiernos de la Concertación cometieron el error de pasar el control de los medicamentos veterinarios al Ministerio de Agricultura. Entonces, el Ministerio de Salud no tiene tuición sobre lo que se hace con los medicamentos en animales y en peces”.

Por su parte, el Doctor Julio Humberto Dölz, Director de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad Austral de Chile, afirmó que “Chile debe ser el mayor importador de Fluoroquinolonas del mundo y lamentablemente más del 90% de ellas son usadas en el sector productivo, principalmente el acuícola”.

El Químico Farmacéutico dijo que "en Estados Unidos, Canadá y países de la Unión Europea han prohibido las Fluoroquinolonas en el sector productivo, en base a la evidencia científica existente y aplicando el principio de precaución, el cual determina que hay que privilegiar el uso de estos fármacos para tratar las infecciones en el hombre”.

“El problema más grande que hay en el mundo actualmente es la resistencia bacteriana a los antibióticos y la Organización Mundial de la Salud la ha declarado como una de sus más graves crisis”, agregó Dolz.

NORMAS Y CONTROL YA SUPERADAS
Por su parte, el médico veterinario Juan Carlos Cárdenas, Director del Centro Ecoceanos, dijo que “la campaña busca evitar que los consumidores chilenos, incluidos niños y tercera edad, no sigan siendo tratados por la actual legislación como ciudadanos de segunda clase en relación al consumo no informado ni consentido de salmón con residuos de quinolonas, tales como ácido oxolínico y fluroquinolonas”.

Cárdenas agregó que “esta impresentable situación ha sido demostrada recientemente por un estudio del Instituto de Farmacia de la Universidad Austral de Chile. En Estado Unidos, principal mercado del salmón de origen chileno, esta situación no es permitida”

En tanto el senador Alejandro Navarro dijo que “aquí el tema central es que el Estado establezca reglas más modernas y claras respecto de la internación y uso de los antibióticos. No es posible que mientras el uso de antibióticos aumenta año a año, mantengamos normas de control, certificación y fiscalización ya superadas por la realidad”.

El senador PS afirmó además que, “en este plano debemos empezar por que al momento de su ingreso al país se establezcan condiciones diferenciadas en los antibióticos que son para uso humano y aquellos para uso en animales y no vayan todos a un mismo saco como ocurre hoy”.

Fuente: http://www.ecoceanos.cl