MÉRIDA (El Financiero).- Por los altibajos registrados en los últimos años en la industria pesquera por la disminución del pulpo en aguas mexicanas, se desarrollará un proyecto para cultivar la especie maya en granjas acuicolas en Yucatán, que será la primera en el país.

 

Para ello se destinará la cantidad de tres millones de pesos, provenientes del gobierno estatal y federal, para empezar realizar el proyecto emprendido por la Unidad Multidisciplinaria de Docencia e Investigación (Umdi) de la Facultad de Ciencias de la UNAM, con instalaciones en Sisal y que empezará a operar antes de finalizar el 2008.

El investigador de la Umdi, Carlos Rosas Vázquez, explicó que la producción en granjas del pulpo maya busca cubrir la demanda que se tiene del molusco en Estados Unidos, Europa y Asia de manera constante.

Hay ciclos que debido a los huracanes, nortes y mal tiempo disminuye la captura del pulpo, además de que la fecha de pesca es del 1 de agosto al 15 de diciembre, porque es una especie que está en veda.

De ahí que las investigaciones sobre la reproducción del pulpo maya en cautiverio han sido satisfactorias, a fin de tener de manera permanente la producción para el mercado nacional e internacional.

El centro de reproducción contará con 72 estanques distribuidos en una hectárea de terreno y tendrán capacidad para producir 1 mil 500 pulpos de 30 gramos a la semana.

El investigador, apuntó que existen 70 variedades de pulpo, de las cuales el Octopus maya, su nombre científico, es de desarrollo directo, lo que permite ciclos de crecimientos más cortos, al lograr tener 30 gramos de la especie en 120 días.

Para la reproducción se tiene un proceso que incluye el cuidado en el sistema de circulación de agua, control de calidad, desove, control de la luz, temperaturas, estanques especiales, aereación, incubación, áreas de engorda y comportamiento del molusco en sus diferentes etapas.

La hembra desova de mil a tres mil huevecillos y después muere, a los dos días de nacer se pueden comer entre sí, pues son voraces y carnívoros, pero este comportamiento se transforma a los 60 días de nacidos sin hacerse daño, añadió.
Destacó que la acuacultura también brinda un mayor control en la crianza del molusco y ayuda a repoblar las aguas, al bajar la pesquería del molusco.

Señaló que la cooperativa que operará el criadero está compuesta principalmente por mujeres de Sisal, que tres años han sido capacitadas para poner en marcha el proyecto en que se tendrá una constante actividad manual.

Yucatán, dijo, es el principal productor y exportador de la especie en México, con 10 mil toneladas reunidas en el 2007 en naciones de Europa, Asia y en Estados Unidos.

El investigador subrayó que el país que las unidades de reproducción del pulpo es lo que necesita el país para desarrollar y fortalecer la producción de las especies que tienen gran demanda en los mercados internacionales, y que sufren altibajos por diversos factores, incluso la extinción.

Fuente: http://www.elfinanciero.com.mx