MURCIA (20 Minutos).- Científicos del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) de Murcia intentan engañar el paladar de estos moluscos para que coman una dieta artificial en vez de los cangrejos y el pescado que les gusta.

 

Si consiguen que coman lo que les dan en una granja de San Pedro del Pinatar, las empresas murcianas podrán criarlos de manera industrial y así se abarataría el precio que pagamos en el mercado.

«El pulpo no come cualquier cosa. Es muy especial. Cada ventosa es como una papila gustativa. Si no le gusta lo que le damos prefiere morir de hambre a comérselo. El pulpo tiene un crecimiento de 1 kilo al mes. Nosotros por ahora estamos consiguiendo que engorden unos 500 gramos», explicó Benjamín García, el coordinador del proyecto.

Sobre el precio del pulpo criado en cautiverio, el Imida no da datos, «pero se espera que baje de los 4,15 euros el kilo que costaba ayer en la lonja de Cartagena. Todos los productos de acuicultura llevan aparejado un abaratamiento del coste.
Bajaron los mejillones, el rodaballo, la lubina... La dorada en los años 90 costaba 12 euros el kilo. Ahora vale 6 euros», comentó García.

Las empresas, atentas

En estos momentos no hay ninguna empresa en la Región que se dedique a criar pulpos de manera intensiva, pero «hay muchas que están atentas a nuestra investigación», cuenta García.

El proyecto es de tres años y ahora los científicos se encuentran en su ecuador. Les queda por delante el reto de conseguir que las larvas juveniles engorden.

Fuente: http://www.20minutos.es