El secretario xeral de Pesca, Miguel López Sieiro, ha indicado que el posible traslado de la planta de Pescanova a Portugal, no va a suponer que Galicia pierda su condición del líder mundial en la producción de rodaballo y ha asegurado que en estos momentos hay unas previsiones de inversión en acuicultura de 313 millones de euros.

 

De acuerdo a las información publicada hoy por EFE, el número de empresas que producen rodaballo en Galicia son, a día de hoy, once que ya comunicaron su interés ante la Consellería de Pesca en incrementar la producción a través de diecisiete nuevos proyectos de inversión, entre el 2007 y el 2020, por la cuantía antes indicada.

Por esa razón el responsable de la Secretaría Xeral de Pesca considera que no hay pérdida de inversiones en Galicia, en alusión a la posible marcha de Pescanova, a la que no se le autorizó construir el proyecto de planta en Touriñán, porque ese espacio se encuentra dentro de la Red Natura.

López Sieiro ha indicado que la comunidad gallega pasará de producir 4.300 toneladas de rodaballo/año a 22.000 en un plazo de 15 años a las que se añadirán otras 10.000 más de lenguado.

El secretario xeral ha comparecido hoy en la comisión de Pesca del Parlamento en la que ha reiterado que el Plan Galego de Acuicultura, que sustituirá el suspendido Plan de Tecnología Alimentaria del anterior gobierno, estará operativo el próximo mes de junio.

Ha recordado que el Plan Acuícola pone a disposición suelo industrial por un total de 3.345.150 metros cuadrados en 27 localizaciones diferentes, en las que se podrían instalar catorce nuevas industrias.

Este suelo, al que hace referencia López Sieiro, se sitúa en 14 localizaciones diferentes en la provincia de A Coruña; 6 en Pontevedra y 7 en la de Lugo y en ellos se excluyen zonas de dunas y de la Red Natura.

En respuesta a una iniciativa del diputado popular Xosé Manuel Balseiro, López ha recordado que la Consellería mantuvo «numerosísimas» reuniones con directivos de Pescanova para el cambio de emplazamiento de la planta que tenía previsto construir en Touriñán, y recordó que se le ofrecieron nuevas ubicaciones en Ribadeo y en otros puntos de la costa de Lugo.

Balseiro ha recprochado al Gobierno que haya negado a Pescanova la posibilidad de construir esa planta en la que tenía previsto una producción de 4.000 toneladas/año de rodaballo, lo que dio origen a que la empresa presentara un nuevo proyecto en Mira-Portugal para producir 7.000 toneladas de ese mismo tipo de pez plano.