Bruselas (Europa Press). Según un documento que evalúa la presencia del sector pesquero en cada país de la UE y también fuera de sus fronteras, en 2003 España se situó a la cabeza de los Estados miembros en lo que se refiere al volumen de sus capturas pesqueras y de la producción de acuicultura, con 1.210.211 toneladas. Le siguieron Dinamarca (1,06 millones), Francia (995.050) y Reino Unido (822.547 toneladas).

 

Dinamarca es el país que tiene un mayor porcentaje de capturas, el 17,42% del total de la UE y España se sitúa en el segundo puesto, con 15,16%. Les siguen Francia con 11,98% y Reino Unido con 10,83%.

Con 13.714 embarcaciones España se sitúa como el tercer país que más tiene, después de Grecia, 18.334, e Italia, 14.504. El total en la UE es de 89.666, de los que los buques españoles representan un 15,3%.

España registra con diferencia el mayor tonelaje de la UE, con un total de 488.304 toneladas, lo que representa el 24% de la UE y doblando la del segundo clasificado, Italia, con 213.260 toneladas. Por lo que respecta a la potencial motor, Italia se coloca en el primer lugar entre los Estados miembros con 1.228.196 kw y por detrás España, con 1.127497 kw.

El documento señala que las cinco especies que más se capturaron en España en 2004 fueron el listado (93.137 toneladas), el rabil (86.014), la sardina (64.354)l, el jurel (39.879) y la bacaladilla (31.962 toneladas). Por lo que respecta a las especies producidas por acuicultura, España produjo en 2004 294.826 toneladas de mejillones, 30.810 de trucha arcoiris, 13.848 de dorada, 4.513 de lubina y 4.477 de rodaballo.

INDUSTRIA PESQUERA

Por lo que respecta al empleo que genera la pesca en cada país, el total en Dinamarca no es más que 4.490 personas, mientras que después de España figuran Italia (42.137), Portugal (21.345) y Reino Unido (11.720).

Solo en acuicultura, España es el principal productor europeo con 313.288 toneladas en 2003, que alcanzaron un valor de 319,6 millones de euros. El documento indica que la importancia económica de la acuicultura en España supone un 14,6% del total de la producción pesquera, con lo que se sitúa en uno de los lugares más modestos de la clasificación que encabezan países como Finlandia y Dinamarca (68,6% y 63,9% respectivamente).

Por el contrario, la industria transformadora española es la que más valor tiene entre los países de la UE, puesto que generó más de 3.500 millones de euros del total de 17.823 millones entre los entonces 25 Estados miembros. Esta industria emplea en España a 23.083 personas -también el nivel más elevado de Europa_y está compuesta por 690 empresas, 683 de las cuales tienen más de 20 empleados.

En cuanto al consumo de pescado, España se sitúa con 40,5 kilos por persona y año en el tercer puesto de la UE -por detrás de Portugal (56,5 kilos por persona y año) y Letonia (54,5)--, aunque muy por encima de la media de los entonces 25 Estados miembros, 22,7 kilos por persona y año. Los países en los que menos pescado se consume son Hungría, con 4,4 kilos, Eslovaquia, 6,5 kilos, y Eslovenia, 7,5 kilos.

En comercio exterior, el documento afirma que la UE es el mayor importador mundial neto de productos pesqueros y que cada vez depende más de las importaciones para satisfacer sus necesidades de abastecimiento de pescado.

Según datos de 2003, España exportó 884.610 toneladas de productos pesqueros por un valor de 2.041,4 millones de euros, mientras que importó 1.657.080 toneladas, por un valor de más de 4.451,5 millones de euros.

AYUDAS DE LA UE

España es también el país de la UE que más ayudas recibió entre 2000 y 2006 del Instrumento Financiero de Orientación a la Pesca (IFOP, actual Fondo Europeo de Pesca). De un presupuesto total de 4.100 millones de euros para todos los países, el sector pesquero español se embolsó el 43,1%, es decir, 1.767, 1 millones.

Además de los fondos comunitarios, el documento que difundió este lunes la Comisión Europea eleva los recursos económicos que recibió España entre 2000 y 2006 a más de 2.413 millones de euros, tomando en cuenta ayudas comunitarias y nacionales.

La partida más importante, de más de 803 millones, corresponde a la categoría de "otros", pero, a parte de ella, la que más recursos financieros consumió en España fue la construcción de nuevos buques, con un total de 486,3 millones.

Se emplearon 437,9 millones en la transformación y comercialización; 178,7 millones en desguace; 175,6 millones en acuicultura; 140 millones en modernización de buques ya existentes; 103 millones en instalaciones portuarias pesqueras, y 87,9 millones de euros en medidas socioeconómicas.