LIMA.- Los participantes en la Conferencia de Ministros de Oldepesca consideraron que la pesca y la acuicultura constituyen segmentos productivos de prioritaria importancia para lograr los objetivos de seguridad alimentaria y desarrollo social que per

 

Al emitir la Declaración de Lima, indicaron que el proceso de globalización plantea nuevas exigencias a los países en desarrollo en temas como comercio, medio ambiente y responsabilidad social empresarial.

Los asistentes al cónclave plantearon la urgente necesidad de profundizar los esfuerzos que se hacen en la región en búsqueda de un ordenamiento pesquero y acuícola, que concilie la relación medio ambiente y desarrollo económico.

Apuntaron que la acuicultura en la región ha experimentado en los últimos años una revolución en lo que concierne a calidad y cantidad de productos, circunstancia que la coloca en inmejorable posición para hacer de ella una actividad altamente productiva.

Los expertos alertaron que el cambio climático se ha convertido en una seria amenaza que afecta los resultados de los esfuerzos realizados por la comunidad internacional a fin de superar la pobreza.

Respecto a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, indicaron que constituye un motivo de preocupación para gobiernos y organizaciones internacionales, ya que ejerce una presión insostenible sobre la biodiversidad marina y sus ecosistemas.
Asimismo, admitieron que las comunidades de los pescadores artesanales viven, en la mayoría de los casos, en condiciones socioeconómicas deficientes para lograr una apropiada calidad de vida.

Oldepesca reiteró su compromiso de adoptar medidas a nivel nacional y regional, orientadas a promover el desarrollo sostenible de la pesca y la acuicultura, como formas de procurar la provisión de alimentos en cantidad y calidad suficiente.
Urgieron a reforzar los mecanismos de cooperación y concertación regional pesquera, con miras a optimizar el uso responsable de los recursos hidrobiológicos.

En ese sentido, los ministros reconocieron que el acercamiento interregional representa una oportunidad para potenciar los flujos de cooperación técnica en materia pesquera y ambiental.

Además, los participantes en la cita de Lima manifestaron su oposición a toda práctica de pesca ilegal, al argumentar que atenta contra los recursos vivos marinos, el medio ambiente y la generación de empleo productivo.

Expresaron su rechazo a las campañas de algunas organizaciones no gubernamentales contra la etiqueta Dolphin Safe-APICD, que promueve Oldepesca, pese a su probada solidez científica y su compatibilidad con medidas de conservación del ambiente y los recursos marinos.

Dicha etiqueta forma parte de un sistema de certificación con el fin de promover la protección del delfín durante la pesca del atún y fue aprobada en junio de 2001 en el marco de la reunión del Acuerdo sobre el Programa Internacional para la Conservación del Delfín (APICD).

Fuente: Notimex