WASHINGTON.- La humilde alga marina tiene el potencial de no solo contener el cambio climático, sino también de proveer biocombustibles para afrontar la creciente crisis energética.

 

Los cultivos a gran escala para la producción de biocombustibles en tierra tienen serios costos ambientales, incluido la deforestación, el uso del agua y los gases invernaderos; estos costos son evitados mediante el cultivo de algas marinas, informo Scidev.net

El potencial para el cultivo del mar viene siendo reconocido y las estadísticas muestran que esta es una actividad importante en Asía y el Pacifico, según Ricardo Radulovich, director del Sea Gardens Project de la Universidad de Costa Rica y financiado por el Banco Mundial.

La producción de la acuicultura se ha incrementado 60 veces desde los años 50, con el 91.5% de la producción concentrándose en Asía y el Pacifico. Asimismo, se producen el 99.8% de los ocho millones de toneladas de algas cada año, para un mercado de cerca de $6 billones, principalmente en China, Japón y Corea.

En Costa Rica y Japón, se vienen restableciendo los cultivos de algas marinas para producir energía. Estos pueden producir rápidamente grandes cantidades de biomasa de carbono neutral, que puede ser quemado para generar electricidad.

Hasta ahora, las algas marinas han sido valoradas como alimento, pero también vienen siendo usadas como fertilizantes y alimento para animales.

Fuente: The Times of India