GUAYAQUIL (El Comercio).- Un nuevo estudio ambiental antes del dragado del canal de acceso al puerto de Guayaquil. Ese es  el pedido que hizo ayer el sector camaronero al  presidente de la Autoridad Portuaria de Guayaquil, Álex Villacrés.

 

César Monge, presidente de la Cámara de Acuacultura, dice que hay tramos, considerados para el dragado, que no formaron parte del estudio de impacto ambiental realizado en el  2006. “El dragado será de la boya 37 a la 66. Desde la boya 58 hasta la  66 sí existe un estudio. Pero  de la 37 a la 58 no”. Por eso,  la preocupación del gremio, insiste Monge.

El análisis consiste en determinar las condiciones medioambientales del agua, para prevenir efectos negativos posteriores de la limpieza de los sedimentos. “Si se hace un monitoreo previo se cuenta con una base de indicadores que podrían alterarse durante el dragado. Y en base a ello podemos prevenir los daños”.

Según los representantes del sector  productivo señalan que en la zona donde se realizará el dragado, hay  54 000 hectáreas de piscinas camaroneras.

Sin embargo, Villacrés señaló que no es necesario un nuevo análisis, puesto que la Autoridad  tomará las mismas medidas técnicas desarrolladas durante el año 2003.

El funcionario asegura que el tipo de draga que se utilizará no causa una perturbación marina y  se trata de un método a base de succión garantizado en España. No obstante, señala que  esperará  el pronunciamiento del Ministerio de Medioambiente  al respecto.

También se harán  reuniones con el Instituto Oceanográfico de la Armada, sobre el tema.

Fuente: http://www.elcomercio.com