ENTRE RIOS (CIEN Federal).- El Criadero de Especies Marinas “CRIAR”, perteneciente al Ministerio de Producción y dependiente del Instituto de Biología Marina y Pesquera Alte. Storni, logró completar con éxito la etapa experimental de cría del caballito de mar (Hyppocampus patagonicus).

 

El desarrollo de esta investigación tecnológica comenzó en junio de 2007 con la aclimatación en acuarios de dos parejas de caballitos de mar colectados en la bahía de San Antonio.

La etapa experimental se inició con la puesta a punto de las condiciones de cultivo de los progenitores, que incluyó el control de los parámetros físico-químicos del agua de los acuarios y la alimentación en base a organismos bentónicos y artemias enriquecidas cultivadas en CRIAR.

Las parejas iniciaron exitosamente sus cortejos que culminaron en el apareamiento y la transferencia de ovocitos desde la hembra hacia el macho.

Se debe señalar que la incubación de los embriones se produce en el bolsillo incubador del macho, quien experimenta cambios en su conducta de desplazamiento y alimentación. Al cabo de 20 días, aproximadamente, se produce el “parto” durante el cual se liberan las pequeñas crías de alrededor de 7 mm de talla.

La etapa posterior es la más delicada y exigente en términos de cultivo, ya que el mayor desafío es lograr responder a la demanda de las pequeñas crías con un alimento adecuado.

El equipo de trabajo -conducido por el Dr. Diego Luzzato- logró, en 4 meses, cinco eventos reproductivos exitosos en términos de supervivencia de las crías.

Actualmente, CRIAR cuenta con la primera generación de juveniles de criadero constituida por 100 ejemplares de tallas entre 4 cm (edad: 2,5 meses) y 1 cm (edad: 10 días).

La población producida en criadero permitirá contar con un stock de progenitores propios en base al cual se podrá avanzar hacia una escala piloto.

El equipo del Dr. Luzzato trabajará a partir de ahora en el mejoramiento de las etapas de cría, introduciendo innovaciones en los sistemas de cultivo a fin de aumentar la tasa de supervivencia en las etapas iniciales de desarrollo.

Paralelamente, se avanza en la generación de cultivos auxiliares (microalgas enriquecidas y zooplancton) imprescindibles para el sistema de cría de esta especie y de otros peces de importancia comercial.

Los caballitos de mar pertenecen a especies vulnerables y amenazadas en todo el mundo. Habitan en ecosistemas con características únicas, por lo que existe preocupación a nivel mundial en garantizar su conservación.

En este sentido, la especie fue seleccionada por CRIAR por ser un cultivo de valor comercial y por la importancia de su conservación.

Actualmente, existe un mercado mundial ávido de caballitos de mar, tanto por su valor para la medicina oriental tradicional como por su belleza en el acuarismo ornamental.

Lograr el éxito en su cultivo producirá un desarrollo tecnológico transferible y, adicionalmente, permitirá contribuir a disminuir la presión de pesca sobre sus poblaciones naturales generando poblaciones autosustentables de criadero.

Fuente: http://fmcienfederal.com