(El Correo Gallego).- La subida de los carburantes enciende las alarmas rojas en las piscifactorías gallegas y desde Atrugal hablan de situación complicada, con cierre de factorías. En el último ejercicio cayó la producción y bajó la facturación económica en esta actividad

 

"Si pudieramos, las piscifactorías trucheras también pararíamos y nos sumaríamos a la huelga de los pescadores y las lonjas, ya que nuestro sector también vive una situación de crisis preocupante, pero la planificación anual de producción nos lo impide". Así de tajante se pronunció Luz Arregui Maraver, presidenta de Atrugal, asociación de productores de trucha de Galicia, que aglutina a una veintena de piscifactorías, para reflejar la situación que vive la acuicultura continental en Galicia.


Al mal año que tuvo el sector el pasado ejercicio, en el que debido a la sequía bajó sensiblemente la producción y cayó la facturación, hay que sumar ahora la subida de los carburantes, una incidencia que también afecta negativamente a la acuicultura truchera, según reconoció la presidenta de Atrugal.

"La subida del gasóleo repercute directamente en los costes del transporte, los piensos alimenticios y en otros productos que encarecen la cría de la trucha", subraya Luz Arreguie. Agrega que, aunque la situación de la acuicultura continental en Galicia no es tan crítica como la del sector pesquero, "sí vivimos una situación de crisis que va a abocar al cierre a cuatro factorías, que se hará efectivo el próximo año", afirmó.

Atrugal integra en la actualidad en Galicia a una veintena de asociados y 26 piscifactorías que generan el 80 por ciento de la producción de trucha en Galicia. Facturó el pasado año 19,5 millones de euros por la venta de 6.312 toneladas de truchas. Estas cifras suponen un bajón importante con relación al ejercicio anterior en el que la producción de trucha en Atrugal ascendió a 7.200 toneladas y la facturación fue de 24,3 millones de euros.

Arregui adelantó que la producción "seguirá a la baja", dado que la situación del sector "no es buena y no se prevé mejoría". La competencia desleal, con importaciones de países extracomunitarios es otro factor que lastra al sector truchero.
Exportación de millones de huevos

Uno de los socios de Atrugal, la firma lucense Ovapiscis, con su factoría en el municipio de Baleira, es una excepción en la situación que vive el sector de la acuicultura continental en Galicia. Es la única empresa gallega dedicada a la producción de huevos, embriones, para la cría de truchas y lejos de reducir sus niveles productivos los ha aumentado, debido a la demanda del producto, de alta calidad y cuidada selección genética. Ovapiscis produjo en el 2006 un total que rondó los 130 millones de huevos, una cifra que el pasado año se elevó a 150,5 millones. Italia, Portugal, Ecuador, Alemania, Polonia, Austria e Irán fueron los destinos de los embriones de trucha que produce esta firma gallega, líder en el mercado español de acuicultura continental, tanto en el terreno de la producción como en el de la exportación.

La producción de huevos de Ovapiscis está controlada por un programa que garantiza la razabilidad desde la trucha madre hasta la instalación en destino de las huevas, pudiendo determinar en todo momento el origen del lote .

Fuente: http://www.elcorreogallego.es