(Ehui).- Tras dos años de investigaciones, el Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora y el Centro de Reproducción de Especies Marinas, (CREM), lograron hace apenas unos días la primer producción de laboratorio del botete diana como alternativa al mercado comercial tanto nacional como extranjero.

 

Tras dos años de investigaciones, el Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora y el Centro de Reproducción de Especies Marinas, (CREM), lograron hace apenas unos días la primer producción de laboratorio del botete diana como alternativa al mercado comercial tanto nacional como extranjero.

En un recorrido por las instalaciones del CREP, ubicadas frente a las costas del Mar e Cortes, especialistas del Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora, así como del Comisión Nacional de Pesca (CONAPESCA), constataron los progresos que se tienen en este proyecto primero en su tipo en la entidad.

El botete diana es una especie de gran valor comercial, tan sólo en Japón se le considera un platillo “gourmet” por su gran sabor.

La especie marina del botete diana es ampliamente solicitada en los mercados internacionales, especialmente en Asia donde alcanza un gran valor comercial, de ahí que se tengan amplias perspectivas para su desarrollo en los próximos años, explicó Luis Carlos Romo Salazar, Subsecretario de Pesca de la Secretaría de Agricultura en el Estado.

“Dentro de los resultados tangibles que podemos esperar es que dentro de tres meses esta primera producción de larva ya va atener un tamaño suficiente como para poder engordarlo de manera comercial, esta son las primeras pruebas que hagamos por productores locales”, destacó.

En esta visita al Centro de Reproducción de Especiales Marinas estuvo presente el Director General de organización de la CONAPESCA, Víctor Manuel Arriaga, quien mostró su beneplácito de los resultados que aquí se han logrado.

“Va muy bien el proceso, realmente se tienen condiciones para que esto funcione”, comentó en su recorrido por los laboratorios del CREM.

Hace apenas 15 días se logró la primera incubación de huevos de donde se obtuvieron 900 mil larvas de botete de las cuales sobrevivió el 50 por ciento, es decir se tiene disponibles en proceso poco mas de 400 mil para continuar con este ambicioso proyecto que busca cambiar y mejorar las condiciones de vida de familias que viven de la actividad de la pesca.

Fuente: http://www.ehui.com