Los científicos de NOFIMA han desarrollado un alimento para el salmón que fortalece las defensas inmunológicas del salmón, mejorando de esta forma la tasa de supervivencia después de un brote natural del virus IPN.

 

El profesor Kjell-Arne Rørvik del NOFIMA MARINE cree que este es un ejemplo del alimento de peces del futuro.

“El mejor camino de una mejora significativa en el alimento para peces incluye el hallazgo y la utilización de componentes que colaboran con la biología del pez, de esta forma la energía del alimento es mejor utilizada.”

Cuando el salmón pesa alrededor de 100 gr, y ya están listos para ser transferidos a las jaulas marinas, se denomina smolt.

Es claro que la biología es desafiada cuando los salmones smolt son transferidos del algua dulce al agua de mar.

Esto conduce ha que los smolt tengan menor apetito  y la asimilación de un alimento rico en energía es frecuentemente insuficiente para mantener una buena defensa inmunológica.

Los smolt entran a un periodo de varias semanas de duración, lo cual reduce su peso e incrementa su susceptibilidad a las enfermedades.

El virus de la necrosis pancreática infecciosa (IPN) es uno de los mayores de desafíos en la industria de la acuicultura. La enfermedad afecta particularmente a los smolt en las primeras semanas, después de la transferencia al agua de mar.

Un método para permitir que el smolt tenga la suficiente energía para combatir a la enfermedad, es agregar ácidos grasos bioactivos al alimento.

El ácido tetradecylthioacetic (TTA) incrementa la capacidad de los salmones para oxidar las grasas con la finalidad de obtener energía. TTA viene siendo probado en humano y se conoce como un remedio que reduce el colesterol, mejora el sistema inmunológico e incrementa la capacidad para la oxidación de las grasas.

Los científicos Kjell-Arne Rørvik y Magny Thomassen realizaron pruebas de TTA en smolt. Los smolt fueron divididos en tres grupos, cada grupo recibió un alimento diferente, uno de los cuales contenía una pequeña cantidad de TTA.

Los peces estuvieron en jaulas marinas, y estuvieron expuestos a brotes naturales de IPN. Los científicos registraron las diferencias entre los grupos de peces que consumieron diferentes alimentos.

Los resultados mostraron que los peces que consumieron un alimento que contiene TTA tuvieron una tasa de mortalidad de 2.3%, en comparación a 7.8% registrado para los peces que consumieron alimento normal.

Fuente: Fish Farmer