Por: Gabriel Moreira
GUAYAQUIL (El Telégrafo).- La Subsecretaría de Acuacultura, mediante un convenio firmado entre la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) y la empresa estadounidense Phillips Seafood, presentó el “Plan piloto para el cultivo de langosta de agua dulce (Redclaw Crayfish)”, que se ejecutará en tres cantones agrícolas del Litoral, a fin de incentivar su cría.

 

El director de la Escuela de Biología de la Espol, Marcos Álvarez, señaló que Phillips financiará la totalidad del proyecto, que tiene una duración de 6 meses, por lo que otorgará 3.000 dólares por hectárea a quienes se interesaron en este proyecto inicial.

El Colegio Tecnológico Agrícola “Galo Plazo Lasso”, de Daule, donde se ejecuta el Programa de Tecnología en Agricultura (Protag) de la Espol; el agricultor Patricio Moncayo, de Balzar, y la Cooperativa Unión Pesquera, de Babahoyo, son los tres usuarios que pondrán en marcha la cría del crustáceo.

“Cada uno de los escogidos tiene entre dos a tres piscinas para iniciar el cultivo, pero, asimismo, en nuestra Estación El Chame (ubicada en el sector de La Carmela de Abajo, de la parroquia Pimocha), tenemos 10 hectáreas para apoyar esta producción”, mencionó Álvarez.

Se prevé que el costo de producción de la langosta oscile entre 40 y 50 centavos por libra, y la empresa estadounidense comprará la totalidad de la producción a 90 centavos la libra.

Se estima que la producción por hectárea estará entre 3.500 y 4.000 libras.

Miguel Naranjo, presidente de la Cooperativa Unión Pesquera Babahoyo, único gremio agrícola que se acogió al programa y que agrupa a más de 20 pescadores de la parroquia Barreiro, dijo que tienen  construido el 70% de dos piscinas para iniciar el cultivo el próximo mes.

“Estamos seguros de que este plan nos beneficiará. Creo que la comunidad se desarrollará económicamente con esta actividad”, manifestó.

Según el director de Acuacultura y Sustentación de Phillips, Edwin Rhodes, la mayor parte de la producción que se obtenga de la langosta irá a los Estados Unidos, mientras que la restante se exportará a Australia.

“En un futuro se comercializaría el producto a Asia y Europa”, dijo Rhodes.

Coordinar el proyecto durante su ejecución, otorgar parcialmente asesoramiento técnico a los agricultores y evaluar los resultados del proyecto piloto, es el trabajo que realizará la Subsecretaría de Acuacultura,  manifestó el director de proyectos y de cooperación internacional de la entidad, Javier Romero.

“En los proyectos como el de producción del pez cachama, de tilapias o de chames nosotros cubrimos todos los frentes, pero en este no porque la parte del asesoramiento técnico y del chequeo continuo la hará la Espol”, indicó el funcionario.

Además, Romero dijo que cuando haya especies agrícolas con potencial de cultivo y de exportación, las personas o empresas interesadas en promocionar la producción deberían formalizar esta actividad a través de documentos notarizados, para evitar cualquier tipo de engaño en su contra por parte del comprador.

“Esto servirá para comprometer a comprar un determinado volumen de producción, en un tiempo específico, con un precio referencial mínimo, para que las personas que inicien la actividad no se encuentren mañana con cambios de precios y otros asuntos que no les agraden”, explicó el funcionario.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec