(Chile Pesquero).- La Organización Internacional de Harina y Aceite de Pescado (IFFO) ha publicado una nueva actualización sobre los ácidos esenciales omega-3 más saludables, EPA y DHA.

 

El aceite de pescado es una fuente natural, y la principal, de EPA y DHA que son esenciales en la nutrición humana. Los humanos pueden disfrutar de múltiples beneficios para la salud de los EPA y DHA de aceite de pescado comiendo más pescado azul o graso silvestre; tomando cápsulas de aceite de pescado; o comiendo pescado cultivado y carne, leche y huevos de animales alimentados con aceite de pescado y harina de pescado rica en aceite.

En la década pasada una de las recomendaciones más importantes en nutrición hechas para mejorar la salud humana y prevenir enfermedades crónicas, en particular la reducción del riesgo de ataques al corazón y embolias, ha sido incrementar el consumo de estos dos ácidos grasos omega-3 de cadena larga.

Múltiples documentos científicos proporcionan evidencia que el incremento en su consumo confiere muy importantes, e incluso vitales, beneficios para la salud. Esta evidencia aumenta cada día. Las ventas de suplementos nutricionales de omega-3 y de alimentos funcionales enriquecidas con omega-3 han crecido rápidamente.

“Necesitamos más EPA y DHA en nuestras dietas hoy en día porque su consumo en el mundo occidental ha caído al movernos de dietas de la costa (pescados y mariscos) y hojas verdes, a una dieta que incluye más semillas y productos procesados – los dos normalmente mucho más bajos en EPA y DHA,” explicó el Dr. Andrew Jackson, Director Técnico de IFFO.

“El cambio en la dieta también ha resultado en un incremento en el consumo de omega-6s, que en exceso puede tener algunos efectos negativos para la salud y competir en nuestro cuerpo con los EPA y DHA por importantes enzimas. La proporción actual entre los omega-6 y omega-3 en nuestras dietas es alrededor de 10 ó 20:1, mientras que la proporción recomendada es de 4 ó 5:1. Por lo tanto necesitamos tanto consumir más omega-3 de cadena larga, como moderar nuestro consumo de omega-6.”

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) es una de las muchas autoridades para la salud que recomiendan incrementar el consumo de EPA y DHA en la dieta, sugiriendo que se obtengan “preferentemente de pescado graso”.

“La actualización también explica la importante diferencia entre los saludables omega-3 de cadena larga EPA y DHA, principalmente de origen marino, y el omega-3 de cadena corta ALA o ácido alpha linolénico, generalmente de origen vegetal, y que no confiere los mismos beneficios para la salud,” dijo el Dr. Jackson. El cuerpo humano puede convertir ALA en EPA y DHA, pero demasiado lentamente para proporcionar cantidades suficientes.

”Los consumidores deberían ser conscientes que algunas comidas y suplementos marcados comercialmente como “rico en omega-3” contienen ALA de, por ejemplo, semillas de lino y no los EPA y DHA más saludables, que son ante todo de origen marino”, dijo.

La actualización presenta tablas que muestran que el contenido de EPA/DHA del pescado, en especial del pescado graso, es excepcionalmente más elevado que en prácticamente cualquier otra sustancia alimenticia común. Por ejemplo, las sardinas frescas contienen alrededor de 1700mg/100g comparado con la carne de vaca que tiene 20mg/100g, y cereales, pasta, fruta y vegetales con prácticamente cero.

Este informe de IFFO también explica los beneficios para la salud y bienestar de animales de granja y mascotas al agregar pequeñas cantidades (menos de un 10%) de EPA y DHA en sus dietas. Entre estos beneficios se incluyen un descenso en la mortalidad de corderos de monte; reducción de picotazos entre aves de corral; y un mejoramiento en la fertilidad en vacas para leche. Las deficiencias de ácidos grasos omega-3 en las dietas para mascotas puede llevar a varios problemas de salud, incluyendo artritis. La mayoría de veterinarios recomienda una dieta que incluya EPA y DHA.

Durante varios años ha existido una tendencia a reemplazar el aceite y la harina de pescado en las dietas de peces carnívoros cultivados con alternativas vegetales por razones financieras. Sin embargo, existen evidentes desventajas al no transmitir los beneficios para la salud de estos omega-3 más saludables, EPA y DHA, a los humanos.

“Un estudio reciente por el Dr. Seierstad de Noruega ha demostrado que la composición de ácidos grasos en los filetes de salmón afecta el perfil de ácidos grasos de la sangre en pacientes y que los ventajosos ácidos grasos omega-3 de origen marino (EPA y DHA) aumentaron en aquellos pacientes que comieron salmón alimentado con productos que contenían aceite de pescado puro,” según la actualización. “También se mostró que el consumo de pescado alimentado con aceites marinos, con altos niveles de ácidos grasos omega-3 de cadena larga, produjo cambios bioquímicos favorables en pacientes con enfermedades cardiovasculares del corazón, comparado con pacientes que comieron salmón alimentado con dietas que contenían aceite vegetal.”

Fuente: http://www.chilepesquero.cl