Por: Reynaldo Ramos
SAN PEDRO (La Prensa).- Hace tres años el proyecto de acuicultura de la Caja Rural Fuerzas Unidas en la represa hidroeléctrica José Cecilio del Valle, que supuso una inversión de tres millones de lempiras, cambió la vida de los 333 socios.

 

Ahora los lugareños combinan su actividad empresarial con las agrarias, lo que ha supuesto adquisición de nuevos conocimientos, como por ejemplo la cría de tilapia y la capacidad de gestionar proyectos ante otras instituciones.

La actividad acuícola ha sido un opción adicional para mejorar la calidad de vida tanto a nivel de ingresos económicos como de variedad en la dieta alimenticia, ya que toda la población del municipio dependía únicamente de la producción agrícola de subsistencia.

El proyecto ha sido tan bueno, que ya les han ofrecido comprar la empresa en 11 millones de lempiras, pero han rechazado la propuesta al considerarla un patrimonio.

Génesis

La iniciativa nació de los mismos habitantes de las diferentes comunidades del municipio de La Venta, Francisco Morazán, al observar que pobladores de otros municipios querían explotar el estanque para la cría de tilapia.

Una vez organizados gestionaron y presentaron el proyecto ante el Programa Nacional de Desarrollo Local, Pronadel, y después de un estudio minucioso decidió erogar los fondos para el proyecto.

El inicio de la mediana empresa acuícola productora de tilapia fue una constante lucha que muchos no creían pero que al final se ha cristalizado, señaló Pablo Oliva, socio de la misma.

El proyecto ha tenido varias etapas. En la primera se desembolsaron un millón 200 mil lempiras destinados a la compra de las mallas y la construcción de las primeras jaulas. Para la segunda fase se entregó un millón de lempiras.

"Sin embargo, la lucha continúa", adujo Oliva, porque el proyecto aún no se encuentra concluido ya que todavía falta un desembolso de 800 mil lempiras para construir 8 jaulas más con lo cual quedaría concluido.

Mercadeo
Una jaula de tilapia produce unas 60 mil libras trimestrales. La comercialización se hace a través de intermediarios o ventas directas en las ferias de los pueblos de la localidad. Las ventas semanales ascienden a unos 24 mil lempiras.

Uno de los problemas es la comercialización del producto pues únicamente se reduce a ventas semanales en la finca; sin embargo, Pablo Oliva, señaló que están gestionando ante Pronadel las capacitaciones pertinentes para que les brinden las herramientas necesarias a fin de explotar de mejor manera la ventas de tilapia y encontrar un mercado meta porque aún no se tiene uno, "aunque los avances han sido pocos, pero estamos luchando para mejorar".

Un mercado definitivo para comercializar la tilapia sería lo ideal según lo productores porque les garantizaría ingresos constantes, crecimiento fluido de la empresa y mejores condiciones de vida para los socios.

La técnico-financiera de la ong Seire, Isis Montoya, señaló que están estudiando el mercado salvadoreño, "una vez que la demanda sea determinada miraremos la oferta disponible que el grupo tiene".

El valor agregado es otro de los pasos importantes que deben dar y desde ya, según Montoya, los socios se han comenzado a formar en esa vía.

Más sobre el tema

Administración
Los acuicultores señalaron que los 11 grupos que conforman la mediana empresa no manejan dinero en efectivo, sino que lo hacen a través de una cuenta bancaria. Para la administración de la empresa los socios fueron capacitados en aspectos básicos contables a fin de que registren de mejor manera el movimiento financiero.
Obligaciones

Para distribuirse el trabajo realizan sesiones semanales a fin de destinar obligaciones a cada miembro de los 11 grupos que forman la caja rural. Para la adquisición de los insumos primero realizan cotizaciones, después de verificar quiénes ofrecen mejores precios, deciden de manera consensuada la compra de los mismos.

Capitalización

Los socios de la Caja Rural Fuerzas Unidas aún no reciben dividendos de la empresa porque falta llegar al punto de equilibrio el cual les permitirá determinar sus utilidades. Mientras tanto, proveen su fuerza de trabajo para capitalizarla y fortalecerla, pero bajo esta dinámica creen que su nivel de vida mejorará en el mediano plazo.

Fuente: http://www.laprensahn.com