Una pequeña piscigranja del condado Sligo ha tenido moderado éxito, como resultado de implementar el enfoque ecológico en sus operaciones.

 

Clonacool Arctic Charr hizo uso de un estado de arte en sus instalaciones de crianza, el mismo que cumplió estrictamente los principios ambientales para producir Arctic charr.

“Creemos en mantener a Arctic charr los mas cercano a su ambiente natural” comento Bill Carty de Clonacool Arctic Charr.

“Nuestros peces viven en aguas naturales. No ha químicos, antibióticos o colorantes de ningún tipo.”

El año pasado, en un informe del Wall Street Journal sugirió que las empresas se pueden beneficiar de las políticas eco-amigables, debido a que pueden mejorar su reputación.

Fuente: Edie