Canapés con queso crema de luche y una mistela de luga, pueden ser el picadillo perfecto para cualquier sibarita a la hora del picoteo. Estos fueron algunos de los novedosos alimentos que los alumnos de la carrera de Acuicultura de la Universidad Andrés Bello, presentaron en la V Muestra de Productos en Base a Algas, realizada el miércoles 2 de julio.

 

Las algas son verdaderas esponjas que absorben todo lo que está presente en el mar. Se nutren, captan y almacenan todo lo que hay en sus profundidades. Ricas en oligoelementos, aminoácidos, minerales como el hierro, yodo y potasio, y múltiples vitaminas, cómo no optimizar sus cualidades en beneficio de la alimentación y la salud de las personas, más si gustan de disfrutar de nuevos sabores.

Siguiendo este desafío, los alumnos de quinto año de Ingeniería en Acuicultura, en conjunto con la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello, realizaron el miércoles 2 de julio la quinta versión de la Muestra de Productos en Base a Algas, evento donde cada año presentan una serie de proyectos productivos para diversificar la industria y el consumo de este recurso.

Así, una mistela de Luga, con alto contenido de vitaminas A, E y B12; una sopa de Porphyra, un tipo de alga que aún no ha sido utilizada en forma comercial, de propiedades antioxidantes y reparadora de tejidos; el queso crema “CheeseSea” y la hamburguesa “TrophyBurger”, elaborados en base a luche, energizantes e ideal para vegetarianos y deportistas, brillaron como protagonistas este año.

“La idea es que los futuros acuicultores puedan generar productos comerciales o tecnológicos que propendan a nuevos usos de micro y macro algas. Hoy, hay una tendencia a la alimentación funcional, y si bien estas propuestas se encuentran en una fase experimental, tienen un tremendo potencial y son bienvenidas dentro de lo que es el desarrollo país”, destaca Ana María Mora, académica de la asignatura Cultivo de Algas de la UNAB y encargada de la muestra.

En Chile, el uso de las algas está dirigido principalmente hacia la exportación como materia prima. Sin embargo, entre sus variedades destacan múltiples cualidades beneficiosas para personas con desgaste físico e intelectual, y altos índices de colesterol. También son ideales para el fortalecimiento del crecimiento de los niños y poseen un alto poder antioxidante. Dan un efecto rejuvenecedor a la piel, y en el organismo su absorción es muy fácil, ayudando a desintoxicar, tonificar, hidratar e incluso adelgazar.

Fuente: Universidad Andrés Bello