(La Nación). A raíz de la alerta de la autoridad sanitaria del Reino Unido, el Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca, debió iniciar una investigación para detectar en Chile el uso en la industria del salmón del agente químico cancerígeno cristal violeta.

 

La investigación abarca principalmente a las empresas Marine Harvest, AquaChile y Eicosal, sindicadas por el Departamento de Medio Ambiente, Alimento y Asuntos Rurales del Reino Unido (DEFRA) como las que exportaron el salmón que resultó contaminado con el fármaco prohibido, pero también a otras compañías.

El hecho fue reconocido ayer por Sernapesca en una declaración pública, donde sostiene que “tan pronto este servicio cuente con la información producto de la investigación, se informará a las autoridades del DEFRA los resultados y las medidas tomadas en este caso, sin perjuicio que ésta pueda continuar en el tiempo a fin de prevenir futuros eventuales problemas en las exportaciones”.

El comunicado agrega que “considerando el nuevo antecedente informado por la autoridad del Reino Unido se incluirá un monitoreo especial para detectar residuos de cristal violeta en el Programa de Control Sanitario de Sernapesca”.

La investigación, según el servicio, “abarca los centros de cultivo, fábricas de alimentos para peces y establecimientos elaboradores intervinientes en la cadena de producción que originó las materias primas despachadas a Tailandia”.

Las brochetas de salmón chileno contaminadas que debieron ser retiradas en diciembre pasado de los mercados británico e irlandés, fueron elaboradas por la transnacional Findus en Tailandia e internadas luego en el Reino Unido donde fueron empacadas.

Sernapesca informó que “hoy (ayer) contestamos a las autoridades del DEFRA para informar los procedimientos que este servicio está desarrollando para investigar el origen del problema y en función de su resultado, tomar las acciones correspondientes para otorgar las garantías necesarias a nuestros mercados de exportación”.

No obstante, si bien Sernapesca afirmó que recién fue informado del conflicto por el DEFRA británico “vía correo electrónico, el 13 de febrero de 2007”, ya el 30 de enero de 2007 la jefa del Departamento de Sanidad Pesquera de Sernapesca, Cecilia Solís, respondía a Maggie Green, funcionaria del Directorio Médico Veterinario (VMD), dependiente del DEFRA, lo siguente: “Estamos muy preocupados con la información sobre la detección de cristal violeta en salmón procesado en Tailandia, cultivado en Chile”.

Hasta ahora tanto Sernapesca como las empresas salmoneras mantienen su posición asegurando que en Chile no se utiliza ni el cristal violeta ni el verde malaquita en el cultivo y producción del salmón para exportación o el consumo interno.

Ambos agentes químicos a los que se les atribuye efectos cancerígenos acumulativos en el organismo humano sirven para combatir hongos en la primera etapa de cultivo en agua dulce, antes de que los ejemplares lleguen al mar para la fase de crecimiento.

Fuente: http://www.lanacion.cl