PUNTA ARENAS (Ecoceanos News).- Según la información entregada a Ecoceanos News por la Comisión Nacional de Medio Ambiente de Magallanes y la Oficina de Información del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) en Valparaíso, la multinacional noruega Marine Harvest no posee centros reproductores de salmón en la zona donde se realizó la primera detección de virus Isa en la Duodécima Región.

 

Según los registros de Sernapesca, en la zona de Caleta Délano -al interior del Seno Última Esperanza-, existen sólo dos centros salmoneros y ninguno de ellos corresponde a un centro de reproductores. Y pertenecen a las empresas ACUIMAG y NOVA AUSTRAL.

El Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), además, registra que la compañía ACUIMAG en 2001 presentó un proyecto para que se evalúe ambientalmente la factibilidad de poner en funcionamiento un centro de smoltificación en el lugar. Pero esa propuesta fue rechazada en 2002 por la COREMA.

Desde que se conoció la noticia que el virus ISA había sido detectado en el “Centro de Reproductores Caleta Délano” de la compañía Marine Harvest -lo que fue confirmado por el Sernapesca y por la propia multinacional-, ha comenzado una oscura situación, caracterizada por la entraga de información incompleta por parte de ambas fuentes.

Sernapesca nunca desmintió la información de la multinacional, que vía un comunicado, contradecía los datos de la oficina estatal, en cuanto al año en que las ovas fueron introducidas a la Región de Magallanes y respecto a que los salmones se habrían contaminado en la zona.

La CONAMA de Magallanes informó a Ecoceanos News que ningún proyecto industrial de Marine Harvest ha sido sometido al SEIA, mientras que Sernapesca en su registro de centros de acuicultura que operan en la XII Región, registra que la multinacional noruega es propietaria en el sector “Colonia Isabel Riquelme, Parcela 18”.

Este ejercicio de solicitud de acceso a información pública ha sido difícil y con respuestas difusas, lo cual ha generado el rechazo de las organizaciones ciudadanas y la creciente atención de observadores internacionales respecto a este caso.

Además, según Sernapesca, el centro cuestionado habría sido desmantelado por la compañía.

LAS VARIAS HIPÓTESIS TRAS LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD
Según un especialista en concesiones acuícolas de Sernapesca, si Marine Harvest reconoció que ese es un centro de su propiedad y no aparece en el SEIA, es porque se habría instalado antes de la entrada en vigencia de este sistema en 1997. Sin embargo, tampoco aparece en los registros de Sernapesca.

La otra posibilidad es que Marine Harvest esté arrendando una concesión acuícola, efecto para lo cual tendría que haber realizado una serie de tramitaciones desde ser autorizado por un decreto por la Autoridad Marítima y haber realizado todas las solicitudes para modificar el proyecto primario que había conseguido los permisos sectoriales.

Si no se cumplen las anteriores alternativas, la compañía transnacional noruega estaría incurriendo en violaciones a diferentes normativas y a lo menos existirían irregularidades en la labor y manejo por parte del Sernapesca de este caso.

Lo cierto es que la indignación de la comunidad de Magallanes crece mientras la oscura situación sigue comprometiendo el patrimonio sanitario regional y los empresarios de Salmonchile comenzaron a desplegar su maquinaria de propaganda a todo nivel.

Mientras esto ocurre, el Sernapesca continua siendo cuestionado, ad portas de un importante seminario en que participará la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la próxima semana en Punta Arenas.

Fuente: http://www.ecoceanos.cl