(Misiones Online).- En el marco del impulso a la producción de alimentos, el Proalimentos también busca apuntalar la cría de peces. Luego de realizar las capacitaciones y entrega de materiales del plan a técnicos y referentes de organizaciones, se está trabajando en la siguiente etapa consistente en la identificación de las condiciones y características de los productores interesados en el programa, en este caso para construcción de estanques y engorde de peces.

 

Desde la coordinación de Investigación y Desarrollo Pesquero informaron que en este momento ya están trabajando con los productores para determinar si tienen las condiciones mínimas adecuadas para hacer piscicultura", y así proceder a la confección las carpetas técnicas.

Con el programa se puede financiar la construcción de estanques, por una suma máxima de 10.000 pesos. La devolución del crédito se realiza a valor producto, con dos años de gracia. Al tercer año comienza a devolver durante siete años consecutivos.

También se puede financiar la compra de alevinos y alimentos. En este caso, la devolución se realiza en dos etapas, la primera del 50 por ciento al finalizar la primera cosecha y el 50 por ciento restante cuando cosecha pro segunda vez. El plazo máximo de presentación de las carpetas es el 15 de agosto

El principal requisito para acceder a la ayuda es que el piscicultor esté incluido en una organización. En la provincia existen cerca de 250 productores dentro de la cadena de valor piscícola, y se prevé incorporar otros 200. A su vez existen cerca mil productores nucleados en la Asociación de Plantadores de Tabaco de Misiones (APTM), que facilita a sus socios la construcción de los estanques, en principio como reservorios de agua, pero que cumplen con los requerimientos para sembrar peces.

En total se estima que en la provincia existen más de dos mil productores desarrollando la actividad en diferentes niveles de complejidad, en unas mil hectáreas de espejos de agua.

Recaudos por el invierno
Por otra parte, desde el Ministerio del Agro señalaron que en el invierno los peces bajan su actividad, por lo que recomiendan para lograr una buena producción "no intervenir en los estanques". Cuando disminuyen las temperaturas los peces bajan su ritmo, por lo que también bajan sus mecanismos de defensas. Si el objetivo es producir alimentos, el piscicultor debe tener en cuenta que con el frío lo mejor es tratar de minimizar cualquier tipo de actividad que tenga que ver con el estanque y reducir la alimentación.

"Hay especies que no se alimentan durante el invierno, eventualmente cuando hay un veranillo conviene darle un poco de alimento en horas de la tarde, pero un 20 por ciento de lo habitual", explicó el coordinador de Investigación y Desarrollo Pesquero, Guillermo Faifer.

Como los peces bajan su metabolismo no se alimentan, tienen menos defensas y cualquier situación puede producir un shock que los hará susceptibles de contraer parásitos o enfermedades. Lo recomendable es no pasar la red, ni hacer biometrías.

En caso de aquellos productores que tengan previsto realizar una cosecha en estos días de bajas temperaturas el consejo es realizar una cosecha total del estanque. "Tiene que pasar la red y no deben dejar ni un pez, porque el que queda en el estanque seguramente va a tener problemas de parásitos", señaló.

Fuente: http://www.misionesonline.net