Por: Ben Block*
Worldwatch Institute , Washington, USA
Traducción: Aquahoy

Debido a que la industria de la acuicultura continúa su rápida expansión, algunos grupos ambientalistas en USA han solicitado al gobierno el establecimiento de estándares orgánicos para la acuicultura. Ellos esperan que el crecimiento del mercado orgánico pueda motivar a los piscicultores a “limpiar” sus actividades. Otros no creen que el mercado para pescado orgánico pueda orientar la preocupación ambiental sobre las actividades de la acuicultura, sin arruinar la credibilidad de la etiqueta orgánica del U.S. Department of Agriculture (USDA).

 

Las especificidades de cómo los peces marinos pueden ser certificados como orgánicos son aun inciertos. Lo que indicaría que los destinos de la pesca y la industria orgánica están en juego.

La acuicultura fue alguna vez considerada como una alternativa saludable a la industria de alimentos de origen acuático que llevaba a las especies de peces hacia la extinción. Ahora las piscigranjas son etiquetadas por algunos ambientalistas como una opción destructiva. La concentración excesiva de los desechos de los peces y los antibióticos contaminan las aguas costeras, y los peces que escapan amenazan el balance ecológico de las comunidades silvestres de peces. Algunas operaciones de acuicultura, como Kona Blue Water Farms en Hawái, están implementando métodos mas caros que según ellos puede ayudar a proteger el ambiente.

El dilema del alimento de los peces

USA supero el año pasado a Japón como el segundo mayor importador de alimentos de origen acuático, después de la Unión Europea, de esta forma una nueva demanda orgánica podría tener implicaciones mundiales. Pero la USDA National Organic Standards Board esta luchando por el primer paso en el proceso orgánico de los peces: ¿Qué pueden comer estos peces? Un panel de expertos en acuicultura sugirió que los peces capturados en la naturaleza podrían permitírseles consumir harina de pescado en la acuicultura “orgánica”, y con el tiempo la mayor cantidad de harina de pescado debería provenir de las granjas de crianza.

Una coalición de 44 organizaciones ambientalistas protestaron por la propuesta, la cual según ellos violan las reglas orgánicas, que requiere que los animales orgánicos deben ser alimentados con alimentos orgánicos. Además, ellos informaron que esto amenaza la supervivencia de los peces mas pequeños, que están desapareciendo debido a que son capturados para alimentar a los peces carnívoros de crianza, como por ejemplo el salmón y la trucha. La pesca comercial dedicada a la harina y aceite de pescado ahora alcanza las 32 millones de toneladas por año, el 37% de toda la pesca, en comparación con el 7.7% que representaba en 1048, según un estudio de la University of British Columbia.

En respuesta, el comité de estándares publicó una recomendación que prohíbe el uso de la harina y aceite de pescado proveniente de animales acuáticos silvestres. En vez de esto, la acuicultura podría comprar el alimento de proveedores quienes están certificados como orgánicos por esquemas de certificación extranjeros, aun si la marca es menos exigente que los estándares de la USDA. USDA podría adoptar sus propios estándares para la harina y aceite de pescado según el crecimiento de la industria. “Si no orientamos en la acuicultura orgánica al inicio, no seremos un competidor para la acuicultura convencional,” dijo Joseph Smillie, un miembro del consejo quien es certificador orgánico en Quality Assurance International.

El consejo de estándares difirió su decisión en una reunión realizado a mediados de mayo, pero la propuesta ya dividió a la comunidad ambientalista

El riesgo de la innovación

La Environmental Defense Fund (EDF), Ocean Conservancy, y Oceana indicaron que mientras que el 90% de los peces podría desaparecer para el 2048, la necesidad de crear una industria acuícola competitiva y sostenible es urgente. Los fundamentos de estos grupos se deben a que en la ausencia de las regulaciones del gobierno, la industria de la acuicultura necesita de incentivos económicos para cambiar estas prácticas, y lo orgánico es la mejor motivación.

“Los productos orgánicos tienen un precio mayor, las personas y  los productores están dispuestos a probar cosas nuevas,” dijo Rebecca Goldburg, un científico de EDF. “Esto no va a transformar un sector entero, pero es una buena vía para técnicas pioneras. No puedes hacer esto, a menos si creas incentivos para las personas que busquen esto.”

Michael Hirshfield, jefe científico de Oceana, dijo que estándares orgánicos rigurosos para la acuicultura podría influenciar que las piscigranjas alteren sus practicas dañinas, como por ejemplo la captura de pescado para la producción de harina. “Esto potencialmente provee lo que nosotros vemos apropiado para merecer el etiqueta de orgánico, pero también veríamos que la acuicultura lo puede ser,” dijo Hirshfield.

Como lo orgánico se viene convirtiendo en una fuerte corriente, las grandes operaciones orgánicas, por ejemplo, vienen siendo acusadas de disminuir sus estándares para satisfacer la demanda creciente del mercado.

Los grupos en el los cuales se incluyen a Food and Water Watch, Center for Food Safety y Greenpeance se oponen a un estándar orgánico debido a que piensan que esto deslumbraría al consumidor de los productos orgánicos, desanimando a los productores a cambiar. “No queremos sacrificar la credibilidad del etiquetado orgánico para todos los alimentos, para solo satisfacer a la acuicultura,” dijo Patty Lovera, asistente del director de Food and Water Watch.

Probablemente todos los ambientalistas se opongan a un estándar que disminuya la etiqueta orgánica, razón por la cual el consejo de estándares de USDA concede que ellos requieren de una solución construida en base al consenso. Los grupos ambientalistas están sumamente preocupados. “La última cosa que el mundo necesita es una lucha entre los grupos que están interesados en la conservación y sustentabilidad del océano atacando a lo orgánico,” dijo Hirshfield.

El fortalecimiento de una etiqueta orgánico no es único. Los representantes de David Suzuki Foundation, Sierra Club y WWF criticaron los estándares orgánicos debido a que duplican las propuesta ambientales creadas.

Por ejemplo, el piojo de mar, un parasito encontrado en el salmón de cultivo, puede diezmar las poblaciones de salmones silvestres cuando el pez de crianza escapa, pero ellos son tratados con antibióticos. “La única opción para algunas de estas granjas es el uso de tratamiento químicos que no esta permitido por los estándares orgánicos, por una muy buena razón,” expresó Jay Ritchlin, director de conservación marina para David Suzuki Foundation. El consejo de estándares orgánicos aun no resuelto cual es el mejor tratamiento de los desechos de los animales de estas piscigranjas.

Un etiquetado más exhaustivo

A pesar de concentrarse en lo orgánico, el cual se dirige a un solo mercado nicho, debe prestarse mayor atención a una etiqueta para la acuicultura que regule sobre la contaminación, especies invasoras, harina de pescado, y los impactos socioeconómicos, dijo Jose Villalon, director del programa de acuicultura de la WWF. Villalon esta dirigiendo los “Diálogos de la acuicultura”, un foro de 1 400 representantes de organizaciones no gubernamentales y la industria que están desarrollando estándares para las especies marinas y de agua dulce; de acuerdo con Villalon estos serán mas sólidos que las 17 marcas que se disponen en la actualidad.  “Reconocemos el valor de la certificación orgánica,” dijo Villalon, “Pero si estas evaluando el impacto ambiental, realmente necesitas una etiqueta ambientalista.”

Si se pueden elaborar etiquetados de sustentabilidad para la acuicultura, Goldburg de EDF y Hirschfield de Oceana indicaron que dan la bienvenida a las etiquetas adicionales a lo orgánico. Mientras que el desafío de crear estándares significativos es tremendo, el resultado podría valer el riesgo.

“La discusión de la factibilidad se da siempre para un nuevo estándar o una nueva regulación,” destacó Hirschfield. “Esto se da cuando los estándares están ahí y son reales, por lo tanto requieren de la creatividad de la industria para cumplirlos.”

Ben Block es un escritor del Worldwatch Institute. He can be reached at Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .