BONGAO.- Aun cuando los consumidores demandas alimentos de origen acuático de crianza de China y otras partes de Asía, las poblaciones naturales de estas especies marinas están declinando debido a la sobrepesca y otros factores.

 

El desbalance entre el abastecimiento y la demanda ha incrementado los precios, lo suficiente como para que especies como el mero tigre, el mero jorobado y el abalón tropical, puedan ser cultivados de forma rentable y sustentablemente a través de operaciones comerciales de acuicultura.

Después del establecimiento exitoso del primer hatchery en la provincia de Tawi-Tawi para estas especies y otras especies de alto valor, los inversionistas están interesados en establecer hatcheries similares en Mindanao.

El establecimiento de un hatchery totalmente equipado, capaz de producir un millón de peces juveniles por años, requiere de una inversión de aproximadamente US$ 500 000 a US$ 700 000 con un costo operativo anual de aproximadamente US$ 30 000 a US$ 50 000.

Combinando las operaciones del hatchery con operaciones de engorde incrementa los márgenes de ganancia, dijo Lauro Ilagan, especialista de acuicultura del Programa de Crecimiento con Equidad (GEM) del USAID en Mindanao, el cual ha asesorado a los inversionistas para ubicar los lugares apropiados en Mindanao, con la finalidad de establecer negocios comerciales de acuicultura.

En el 2007, el Programa GEM ayudó ha establecer un hatchery de mero y abalón en Tawi-Tawi para proveer peces juveniles a los productores. El hatchery fue establecido en sociedad con el Philippine Bureau of Fisheries and Aquatic Resources (BFAR), el gobierno provincial y otros socios.

El BFAR lanzó el "Philippine Mariculture Highway," como una red de parques de maricultura, que servirá como áreas de consolidación para los peces de cultivo de alto valor.

Mindanao es considerado como una de las áreas mas prometedoras para el desarrollo de hatchery, debido a la calidad de sus aguas, su temperatura estable y la ausencia de tifones.

Fuente: Inquirer