(La Voz de Galicia). La plataforma de vecinos de Quilmas que se opone a la ampliación de la granja de rodaballo de Stolt Sea Farm envió una carta a la conselleira de Pesca, Carmen Gallego, para que remita al Ayuntamiento de Carnota toda la documentación relativa al plan acuícola.

 

Los afectados se quejan de que los proyectos de incidencia supramunicipal y de construcción de las instalaciones, así como el estudio de impacto ambiental sólo se pueden consultar en oficinas de la Xunta de Galicia en Santiago de Compostela y A Coruña.

Desde el colectivo entienden que, dada la preocupación existente, lo normal sería que la Administración evitara que la ciudadanía tuviera que desplazarse. Por eso, solicitan que los documentos sean remitidos a la casa consistorial carnotana o que sea posible consultarlos a través de Internet.

El portavoz de la plataforma, José Manuel Casais, asegura que los terrenos de Quilmas están afectados parcialmente por la Red Natura y sostiene que la propia Xunta de Galicia lo reconoce en sus informes.

Aparte, dice no entender cómo el parlamentario socialista José Manuel Lage Tuñas se desplaza a Lira a visitar una fábrica de Stolt y «no se preocupa» por hablar con los directamente afectados.

El diputado socialista señaló ayer que no tiene inconveniente alguno en reunirse con esos colectivos y declaró que respeta «absolutamente» su posición sobre el tema.

Por otra parte, un vecino de Noia hizo ayer un llamamiento a los propietarios de Baroña para que se acuerden «siempre» de todo el patrimonio cultural que atesora la zona y «no sólo cuando se trata de la instalación de una piscifactoría». Esta persona quiso dejar claro que también se opone a la implantación de la granja de Stolt.

Sin embargo, este noiés asegura que en esa zona se permitió la construcción de tres casas a menos de 200 metros de una mámoa y dice que tampoco nadie se queja de la expoliación de piedra que se está dando en Baroña y Queiruga.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es