(Universia).- Para Juan Carlos Uribe, director del Proyecto Smolt y académico de la Universidad de Los Lagos, la adjudicación de un nuevo proyecto Fondef, que tiene relación con la elaboración de un plantel de reproductores para la formación de juveniles de Esturión Blanco y Siberiano, no tiene el simple sabor de una victoria.

 

Este connotado investigador acuícola, sabe que tras este proyecto se puede venir un nuevo gran desarrollo para la acuicultura nacional, tal como lo fue a fines de los años 80, el desarrollo de la industria salmonera en nuestro país. “La verdad es que para mí como investigador esto es muy parecido a lo que me ocurrió con los salmones, ya que yo fui uno de los académicos que presentó proyectos para el cultivo del salmón mucho antes de que la industria salmonera existiera. Por lo mismo, puedo decir que si este proyecto resulta, es algo interesante para Chile por el valor que tiene el producto en sí, como es el caviar y carne de esturión, pero, además, porque es una especie en extinción, lo que da un doble valor desde el punto de vista académico. Esto a su vez servirá para diversificar la industria acuícola, ya que hay que ofrecer otras alternativas en este rubro, en beneficio del país, pero también por los profesionales que trabajan aquí”, destaca Uribe.

Proyecto

A raíz de la fuerte demanda internacional por el caviar, se ha producido una sobre explotación de todas las especies de Esturión en el mundo, lo que sumado a la falta de planes de repoblamiento, pesca furtiva, contaminación de los ríos de desove, que ha alterado las tasas de reproducción natural, han contribuido a una alarmante disminución de esta especie en el mundo, poniéndola en peligro de extinción.

Es precisamente esta gran demanda por el caviar del Esturión, contrastada con la poca existencia del producto, lo que llevó a los académicos de la ULA a ver la posibilidad de aprovechar este nicho a través de un proyecto que lleve a, mediante el cultivo del Esturión, producir el apetecido caviar y carne de este gran pez.

“La base de nuestro proyecto es formar un plantel de reproductores, de los que hoy ya tenemos 763 de Esturiones Blancos y 1745 de Esturiones Siberianos, para desarrollar la tecnología de producción de huevos y juveniles de esta especie, de modo que posteriormente se produzca el caviar y la carne del esturión y se logre el objetivo final que es la comercialización de estos apetecidos productos”, aclara el académico, destacando que dado el escenario mundial la única forma de conseguir este producto es produciendo el Esturión ya que no se puede pescar como antes dada su condición de extinto.

Lo interesante desde el punto de vista económico futuro, radica en que el valor del caviar a nivel internacional fluctúa entre los mil y dos mil dólares por kilo. Un Esturión puede llegar a pesar 200 kilos, pero según explicó Juan Carlos Uribe, la cosecha del producto puede comenzar cuando el pez alcanza los 18 o 20 kilos. “La proporción es más o menos por 10 kilos de pescado por 1 kilo de caviar. De ahí se puede deducir el por qué es tan buen negocio”.

Plazos

Éste es un proyecto Fondef que tiene un plazo máximo de cinco años para ser ejecutado, pero, según la experiencia Juan Carlos Uribe, cree que dentro cuatro años ya habrían avances concretos. “La verdad es que dadas las condiciones de nuestra acuicultura y la experiencia que tiene el equipo de nuestra universidad en esta área de producción, pienso que antes de los cinco años ya tendremos formados nuestros planteles reproductores y nuestros juveniles de Esturión. Para el tema de la producción de los productos carne y caviar, los plazos son un poco más lento, el caviar, por ejemplo, puede ser bastante más allá que se llegue a comercializar, pero estamos confiados en que todo saldrá muy bien”, aseguró el experimentado investigador.

Fuente: http://www.universia.cl