Por: Andrea Henríquez
(BBC Mundo).- Una de las principales industrias alimentarias del país está en crisis a causa de la presencia del virus ISA en centros de cultivo de salmones del sur del país.

 

El gobierno de Chile anunció que el contagio alcanzó su "máximo nivel" y asignó un presupuesto extraordinario para intensificar las medidas de control y vigilancia.

El impacto ha sido a nivel económico, social y medioambiental. Las críticas apuntan hacia las estrategias de producción y crecimiento.

El virus presente en el sur del país produce una enfermedad llamada Anemia Infecciosa del Salmón (ISA, por su sigla en inglés) y afecta a la especie denominada Salmón del Atlántico.

En los años ochenta el mal fue detectado por primera vez en Noruega; y también se ha diagnosticado en Canadá, Escocia, Estados Unidos y las Islas Feroe, un territorio autónomo de Dinamarca.

En Chile, el virus se detectó en 2001 pero no fue hasta julio de 2007 cuando se manifestó la enfermedad, causando numerosas muertes de salmones infectados en un centro de cultivo en el Archipiélago de Chiloé.

Según el Servicio Nacional de Pesca, en la X y XI regiones actualmente existen 19 centros de cultivo con "brote" o foco activo del virus y 19 bajo la categoría de "sospechoso", es decir, que presenta resultado positivo al virus pero que no manifiesta la enfermedad.

A la vez, hay 21 centros en descanso sanitario -clasificados inicialmente como brote o sospechoso y que hoy están sin peces-, y 40 en cuarentena.

Líder mundial

Después de Noruega, Chile es el principal productor mundial de truchas y salmones cultivados.

La salmonicultura representa el 24% de las exportaciones de alimentos del país y el valor agregado bruto de la industria -exportaciones menos costo de alimentos- supera los 1500 millones de dólares.

Los principales destinos son Japón y Estados Unidos. En lo que va del año, América Latina es el mercado con mayor crecimiento.

Frente a la presencia del virus se han cerrado centros de cultivo, la producción ha disminuido y las pérdidas son millonarias.

Según datos del Instituto de Fomento Pesquero, entre enero y mayo de 2008 la cifra de envíos de productos basados en salmónidos es un 4,7% inferior a la registrada en igual período de 2007.

El ministro de Economía, Hugo Lavados, señaló a BBC Mundo que si bien hay empresas que presentan mayor grado de dificultad, desde el punto de vista del volumen total de producción no se prevé una disminución para 2008.

"Lo que nos ha tenido más ocupados es el impacto que puede tener sobre los trabajadores y en las regiones donde están las empresas. Nos interesa que la salmonicultura mantenga su dinamismo y no decaiga".

Hasta ahora, más de dos mil puestos de trabajo se han perdido a causa de la crisis.

Sostenibilidad

Alejandro Buschmann, biólogo marino del centro de Investigación y Desarrollo de Recursos y Ambientes Costeros I-Mar de Puerto Montt, señaló a BBC Mundo que la situación que afecta a la salmonicultura es el reflejo de que en Chile no se ha hecho un completo análisis de riesgo de tipo sanitario y ambiental.

"La información que circula plantea que lo más probable es que el virus ISA llegó por la entrada de ovas (huevos) desde el extranjero. Creo que el tema de las importaciones de ovas fue evaluado superficialmente por algunos sectores de la industria", señaló.

Buschmann explicó que una de las posibilidades es que el ISA haya llegado a Chile hace varios años y que hoy se empiece a manifestar por alguna condición ambiental y a aumentar su virulencia.

"Hoy existen centros de cultivo en alta densidad y cuando cargamos el sistema fuertemente las probabilidades de enfermedades aumentan y eso es lo que ocurre con el ISA y con otros parásitos. En la industria del salmón -con la estrategia de crecimiento y producción que tenía- hay dudas razonables de sustentabilidad", afirmó el científico.

Consumidor final

Según el ministro de Economía, el Virus ISA llegó para quedarse y requiere un manejo apropiado. A pesar de la compleja situación, llamó a los consumidores de salmón a estar tranquilos.

"Aunque esté presente, el virus ISA no afecta la salud de los humanos. Existen controles sanitarios y en la práctica es imposible que lleguen al mercado peces con algún tipo de contaminación", dijo Lavados.

Según las autoridades, si bien el contagio alcanzó su máximo nivel se espera que comience a disminuir. Para evitar la diseminación de enfermedades a otras zonas se reforzaron las medidas de control y se ha puesto especial atención en la importación de ovas y en el tratamiento de residuos orgánicos sólidos y líquidos.

Sobre el origen de la presencia del virus ISA en Chile, se discuten hipótesis y aún no hay certeza.

Fuente: http://news.bbc.co.uk