Un virus de herpes está matando jóvenes ostras en Francia, dado que los moluscos están gastando demasiada energía en el desarrollo de sus órganos sexuales en lugar de sus defensas naturales, según dijo un equipo de expertos a la agencia Reuters.

 

 

Científicos han pasado semanas investigando un misterioso aumento en el índice de mortalidad de las ostras, que los franceses adoran consumir con limón y vino blanco.

El principal instituto de investigación marina de Francia, Ifremer, creó el 3 de julio un equipo que ha estado trabajando día y noche para entender por qué entre el 40 y el 100 por ciento de las ostras de entre 12 y 18 meses está muriendo en casi todas las zonas de cultivo de Francia.

Una portavoz del Ifremer dijo el lunes que el equipo estableció que el virus llamado Oyster Herpesvirus tipo 1, o OsHV-1, estaba matando a las ostras jóvenes, ayudado por desfavorables condiciones climáticas que debilitaron a los moluscos.


"Tuvimos un invierno (boreal) cálido seguido por una primavera lluviosa, lo que causó el desarrollo de altos niveles de plankton," comentó la portavoz Johanna Martin.

"Esto significa que las ostras estuvieron particularmente bien alimentadas y gastaron mucha energía desarrollando sus órganos sexuales en lugar de sus defensas naturales, dejándolas vulnerables frente al OsHV-1," explicó.


No hay cura para el OsHV-1.

Ifremer continuaba con sus investigaciones y admitió que otros factores podrían estar contribuyendo, como un alga marina tóxica o Vibrio Splendidus, otro virus que estuvo presente este año en Francia.

Francia produce alrededor de 110.000 toneladas de ostras al año, según datos de Ifremer. Es el cuarto mayor productor a nivel mundial, después de China, que por sí sólo genera el 83 por ciento de la producción mundial y es seguida por por Corea y Japón.

Todas las zonas de cultivo de ostras en Francia, de las cuales el 90 por ciento se ubican en la costa oeste, han sido afectadas por un alta tasa de mortalidad, a excepción de un área en Arcachon, al suroeste del país. Los científicos no saben por qué Arcachon se ha liberado del virus.

Fuente: Reuters