(En Oriente).- La tilapia es una especie de agua dulce perteneciente a la familia de los cíclidos de origen africano que compite exitosamente con larvas y juveniles  de las  especies autóctonas  y las desplaza  en ríos y lagunas costeras de la isla de Margarita, al hacerlas víctimas del ataque agresivo, debido al elevado potencial adaptativo que tiene, a  su alta eficiencia reproductiva, tolerancia a condiciones ambientales diversas llegando a invadir ambientes de aguas salobres y sobrevivir en agua de mar y en escenarios con poco   contenido de oxígeno disuelto en el agua.

 

Estas especies son consideradas invasoras, constituyendo una amenaza  para los ecosistemas, pues afecta la  biodiversidad al punto que las especies autóctonas desaparecen. Así lo alertaron investigadores del  Centro Regional de Investigaciones Ambientales del Núcleo de Nueva Esparta de la Universidad de Oriente (CRIA-UDONE), y un grupo de  profesores expertos en ictiofauna dulceacuícola y  de estudiantes de la Universidad de Los Llanos Occidentales “Ezequiel Zamora” (UNELLEZ) de Guanare, quienes , realizaron una serie de muestreos exploratorios en el cauce principal de los ríos La Asunción , Sector la Vega de Atamo Sur, El Toro, sector de la población de Altagracia, así como también en la laguna de la Pared, los Mártires y  Pedro González y en  quebradas ubicadas en el sector de Santa Ana.

El propósito de estos muestreos fue   investigar e  inventariar la ictiofauna en algunos cuerpos de aguas dulceacuícolas y estuarinos de la Isla de Margarita.  Los resultados encontrados indican que la Tilapia (Oreochromis sp) apareció en todos los sectores muestreados y  fue la más dominante en el  río el Toro, la laguna la Pared, Los Mártires y de Pedro González, en comparación con las especies  autóctonas.

El Director del CRIA, Prof. Julio César Rodríguez informó que la tilapia fue introducida por primera vez en Venezuela en el año 1959, procedente de Trinidad, y luego fue sembrada en cuerpos de aguas naturales y artificiales de diferentes regiones del país. “No se tiene la certeza de cuándo y cómo se introdujo  en la Isla de Margarita, sin embargo, existe antecedente de investigación en el año 1998, sobre tres experiencias de cultivo con alevines de Tilapia traídos desde el Estado Carabobo y  desarrolladas en el Sector Comején, San Francisco de Macanao y en Aricagua”.

Ante esta situación, el CRIA hace un llamado a los investigadores y técnicos que hacen vida científica en la isla, así como también a los entes gubernamentales -Ministerio del Ambiente, INSOPESCA, entre otros- para formar un equipo interinstitucional con el objetivo de recolectar la información de campo necesaria a nivel regional y dilucidar cuál es la situación de la Tilapia en la cuenca hidrográfica y zona marino-costera, su abundancia, los factores ambientales y biológicos que favorecen o limitan el desarrollo y avance de esta especie. Asimismo, destacó el Prof. Julio César Rodríguez, es urgente  buscar la técnica efectiva de controlar el incremento de su población a favor de la conservación de las especies  locales.

Fuente: http://enoriente.com