El mes pasado, científicos de la Universidad Heinrich Heine de Alemania usaron “spearguns” para proveer hormonas reproductivas a los atunes azules que se crían en Italia; en pocos días los peces desovaron millones de huevos.

 

Aun cuando la crianza de atún azul es controversial entre ambientalistas y científicos, muchos creen que este es un importante paso hacia la conservación de las poblaciones silvestres de esta especie.

“Si podemos desarrollar el atún azul a través de la acuicultura, definitivamente disminuiremos la presión sobre las poblaciones silvestres,” indicó Yonathan Zohar, director of the Center of Marine Biotechnology del University of Maryland’s Biotechnology Institute, quien lidero el primer proyecto de implantación exitosa de hormona en el atún en julio de 2005. “Espero que se incremente el uso del implante de hormonas para la reproducción de atún.”

El mantener el atún en tanques y jaulas complica la reproducción, así que estimular el ambiente natural es casi imposible. Zohar y sus colegas hipotetizaron que cuando el pez esta en cautividad, una hormona clave la hormona liberadora de la gonadotrofina (GnRH) no es producida o funciona mal. En este sentido, los investigadores crearon una versión sintética de la GnRH, y lo insertaron en un dispositivo biodegradable que lentamente libera la sustancia durante un periodo de tiempo, y lo implantaron en un atún azul adulto.

Sin embargo, algunos científicos creen que el método constituye una amenaza para las poblaciones de peces silvestres.

“Vemos todos los problemas asociados con la crianza de salmón, y no tengo dudad de que los problemas con el atún azul serán mas grandes,” expresó Michael Hirshfield, científico de OCEANA. Según Hirschfield esta especialmente preocupado por la práctica de capturas peces pequeños para ser usados como alimentos para los atunes de crianza. “Estos peces no estarán disponibles para otros depredadores como las aves, mamíferos marinos, ballenas,” resaltó Hirshfield.

Fuente: Plenty Magazine