SANTAGO DE COMPOSTELA.- Más de la mitad de los productores gallegos de mejillón mantendrán paralizado el suministro de su producto a las industrias cocederas y de transformación hasta que se consensúe la implantación de un nuevo sistema de ventas que garantice un precio único para los moluscos bivalvos destinados a su procesado como conserva.

 

Así lo expuso hoy en declaraciones a Europa Press   el presidente del Consello Regulador de Mexilón de Galicia, Juan Ramón Dios, quien destacó que el objetivo de las principales organizaciones del sector, propietarias del 60 por ciento de las 3.337 bateas registradas en la comunidad, es impedir la bajada de precios en origen experimentada desde el otoño del año pasado.

A este respecto, señaló que las firmas cocederas aplicaron descuentos que fueron aumentando progresivamente y que llegaron a suponer un 25 por ciento de la cotización establecida en la tabla de referencia, que estipula el importe del mejillón en función de su tamaño y rendimiento. Si una 'barcada' de este molusco, 15 toneladas, se vendía a una media de 0,40 euros el kilo en otoño de 2007, los últimos pagos se redujeron hasta 0,28 euros el kilo.

Dios aseguró que esta situación provocó "importantísimas" pérdidas a las conserveras gallegas, que transforman unos 200 millones de kilos anuales en la comunidad. Una de las 20 industrias de mayor peso de las localizadas en Galicia llegó a registrar pérdidas superiores a los 20 millones de euros, dado que estas firmas trabajan con stocks de producto, es decir, se dedican a adquirir grandes cantidades que almacenan y adecúan a sus necesidades. Los descuentos progresivos aplicados a la materia prima fueron la causa de sus pérdidas, al no poder competir a esos precios.

Por otra parte, el presidente de Mexilón de Galicia se refirió a la problemática de la importación de molusco bivalvo de Chile y otros países latinoamericanos, a los que responsabiliza de comercializarse como producto autóctono pero a un precio "imposible" para el sector gallego.

Por ello, las organizaciones Opmega, Cabo da Cruz, Socongal, Amegrove y diversas agrupaciones de productores independientes de toda Galicia trabajan desde hace casi medio año en la creación de una central de ventas que establezca un sistema único de ventas a la industria para así permitir fijar un precio "estable" para todo el año que asegure la cobertura de costes de explotación a los titulares de bateas. No obstante, de esta propuesta se desmarcaron hace un mes y medio la Federación Arousa-Norte y la Asociación Virxe do Rosario de Vilaxoán, que representan a 360 bateas.

SUPUESTAS AMENAZAS

Los presidentes de Federación Arousa-Norte y de la Asociación Virxe do Rosario de Vilaxoán, Javier Blanco y Juan López Durán, respectivamente, denunciaron a Europa Press la presencia de piquetes en los muelles arousanos que, pese a no impedir su actividad, han realizado "amenazas veladas" de rociar sus embarcaciones y bateas con gasóleo en caso de que no se sumen al paro iniciado este domingo.

Ambos aseguraron su "disconformidad" con la creación de una central única y un sistema único de ventas "en un mercado libre", al considerar que esta iniciativa sólo beneficiará a las empresas cocederas que estén vinculadas a una agrupación de productores, así como a las depuradoras que estén en el mismo caso.

No obstante, Blanco señaló que el 90 por ciento de las casi 30 firmas que se dedican a la cocción de mejillón carecen de productores vinculados a ellos y que, por tanto, la intención de las principales asociaciones del sector es "imponer" sus criterios y su modo de actuar a los productores y firmas más modestas, "la inmensa mayoría".
 
Mientras los responsables de la huelga de suministro no abandonen esta actitud hasta alcanzar un consenso con las agrupaciones discrepantes y las industrias en cuestión, Arousa-Norte y Vilaxoán insistieron en que tampoco cederán.

 

Fuente: Europa Press